Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Nacionales

CUENTA SATÉLITE DEL TRABAJO NO REMUNERADO DE LOS HOGARES DE MÉXICO, 2013

La mayor parte de las labores domésticas y de cuidados fueron realizadas por las mujeres, con el 77.7% del tiempo que los hogares destinaron a estas actividades, que corresponde, a su vez, al 75.7% si se habla en términos del valor económico.

CUENTA SATÉLITE DEL TRABAJO NO REMUNERADO DE LOS HOGARES DE MÉXICO, 2013

Por: Roberto Robles.

26 diciembre 2014,  Aguascalientes, Ags.-La mayor parte de las labores domésticas y de cuidados fueron realizadas por las mujeres, con el 77.7% del tiempo que los hogares destinaron a estas actividades, que corresponde, a su vez, al 75.7% si se habla en términos del valor económico.

Distribución del Trabajo no Remunerado Doméstico y de Cuidados según sexo, 2013

(Estructura porcentual)

Fuente: INEGI.

  • En 2013, los resultados en cifras netas[2] per cápita mostraron que cada persona contribuyó en promedio con el equivalente a 28,916 pesos anuales por sus labores domésticas y de cuidados. Al desagregar este valor según el género de quien realizó estas actividades, se observó que el trabajo de las mujeres tuvo un valor equivalente a 42,453 pesos, mientras que la aportación de los hombres fue de 13,881 pesos durante el mismo año.
  • Al observar el valor del trabajo doméstico y de cuidados por quintil de hogar según el ingreso corriente, las mujeres del quintil I (con menores ingresos) contribuyeron con 44,805 pesos en promedio al año; mientras que aquellas que pertenecen al quintil V (con mayores ingresos) lo hicieron con el equivalente a 39,401 pesos en el mismo periodo. Por su parte, la contribución de los hombres presentó, para los mismos quintiles (I y V), niveles de 14,043 y 12,666 pesos, respectivamente.
  • Gráfica 3

Valor neto del Trabajo No Remunerado Doméstico y de Cuidados

de los Hogares per cápita según sexo y estratos

poblacionales seleccionados, 2013

(Miles de pesos corrientes)

   Fuente: INEGI.

  • En relación con las labores realizadas por los menores de entre 5 y 11 años, las niñas aportaron el correspondiente a 4,901 pesos, mientras que los niños colaboraron con 4,393 pesos en el mismo año.
  • Se invita a los usuarios a utilizar el “Simulador del valor económico de las labores domésticas y de cuidados”, el cual permite dar un valor monetario al tiempo que destina a estas actividades no remuneradas en su hogar, y con ello dimensionar de manera más precisa el aporte al bienestar de su familia.

Se anexa Nota Técnica

NOTA TÉCNICA

UENTA SATÉLITE DEL TRABAJO NO REMUNERADO DE LOS HOGARES DE MÉXICO, 2013

  • El INEGI presenta los resultados de la “Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares de México, 2013”, con el objetivo de proporcionar información sobre la valoración económica del trabajo no remunerado que los miembros de los hogares realizan en la generación de servicios requeridos para la satisfacción de sus necesidades, mostrando la importancia de este tipo de trabajo en el consumo y en el bienestar de la población.
  • Durante 2013, el valor económico del trabajo no remunerado doméstico y de cuidados fue de 3.3 billones de pesos, lo que representó el 20.5% del PIB del país. Por su parte el trabajo no remunerado encaminado a la producción de bienes de autoconsumo[3] contribuyó con el equivalente al 0.5% del producto y las labores de los menores entre 5 y 11 años otro 0.3 por ciento.
  • La mayor parte de las labores domésticas y de cuidados fueron realizadas por las mujeres, con el 77.7% del tiempo que los hogares destinaron a estas actividades, que corresponde, a su vez, al 75.7% si se habla en términos del valor económico.
  • En 2013, los resultados en cifras netas[4] per cápita mostraron que cada persona contribuyó en promedio con el equivalente a 28,916 pesos anuales por sus labores domésticas y de cuidados. Al desagregar este valor según el género de quien realizó estas actividades, se observó que el trabajo de las mujeres tuvo un valor equivalente a 42,453 pesos, mientras que la aportación de los hombres fue de 13,881 pesos durante el mismo año.
  • Al observar el valor del trabajo doméstico y de cuidados por quintil de hogar según el ingreso corriente, las mujeres del quintil I (con menores ingresos) contribuyeron con 44,805 pesos en promedio al año; mientras que aquellas que pertenecen al quintil V (con mayores ingresos) lo hicieron con el equivalente a 39,401 pesos en el mismo periodo. Por su parte, la contribución de los hombres presentó, para los mismos quintiles (I y V), niveles de 14,043 y 12,666 pesos, respectivamente.
  • En relación con las labores realizadas por los menores de entre 5 y 11 años, las niñas aportaron el correspondiente a 4,901 pesos, mientras que los niños colaboraron con 4,393 pesos en el mismo año.
  • Se invita a los usuarios a utilizar el “Simulador del valor económico de las labores domésticas y de cuidados”, el cual permite dar un valor monetario al tiempo que destina a estas actividades no remuneradas en su hogar, y con ello dimensionar de manera más precisa el aporte al bienestar de su familia.

Aspectos Generales

El INEGI presenta la “Cuenta satélite del trabajo no remunerado de los hogares de México, 2013”. Esta publicación constituye una ampliación del Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM) y contribuye a la difusión y fortalecimiento de la información estadística con enfoque de género dentro del marco de la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica.

Dichos resultados se integran considerando el Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) 2008 publicado por la Organización de las Naciones Unidas, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, así como la Propuesta para una Metodología para una Cuenta Satélite de Producción Doméstica de la Oficina Estadística de la Comisión Europea (EUROSTAT).

La información de esta cuenta satélite se presentan en cifras brutas y netas con el objetivo de brindar a los usuarios diversas opciones de análisis. Los valores brutos reflejan el total de los costos en mano de obra que el mercado erogaría para producir dichos servicios, incluyendo las contribuciones a la seguridad social. En cambio, las cifras netas reflejan el ingreso efectivo que podrían percibir los miembros del hogar por realizar una actividad similar en el mercado.

Principales Resultados:

Valor Económico del Trabajo No Remunerado de los Hogares

En 2013, el Valor Económico del Trabajo No Remunerado de los Hogares (VTNRH) estuvo compuesto por las labores domésticas y de cuidados (realizadas por los miembros del hogar mayores de 12 años) que fueron equivalentes al 20.5% del PIB, las actividades destinadas a la generación de bienes de autoconsumo aportaron otro 0.5% del producto y las labores realizadas por los niños de entre 5 y 11 años significaron el 0.3 por ciento. Dentro de las labores domésticas y de cuidados destaca el valor aportado por las actividades de cuidado y apoyo a otros miembros del hogar que representó el 34.6% del VTNRH. Por su parte, de las labores realizadas por los menores de entre 5 y 11 años el mayor valor generado fue en el rubro de quehaceres domésticos con el 1% del VTNRH; mientras que en la producción de autoconsumo la aportación más importante se presentó en los bienes de consumo con 2 por ciento.

Gráfica 1

Distribución del Valor Económico Total del Trabajo No Remunerado de los Hogares, según tipo de función, 2013

(Estructura porcentual)

  Fuente: INEGI.

Valor Económico del Trabajo No Remunerado Doméstico y de Cuidados de los Hogares

Durante 2013, el valor económico del trabajo no remunerado doméstico y de cuidados (a precios corrientes) fue de 3.3 billones de pesos que, como se mencionó anteriormente, equivale al 20.5% del PIB; de dicha participación las mujeres aportaron 15.5 puntos y los hombres 5. En términos reales dicho valor registró un crecimiento anual de 2.7% (a precios constantes).

Gráfica 2

Evolución del Valor del Trabajo no Remunerado Doméstico y de Cuidados de

los Hogares, 2008-2013

(Porcentaje del PIB a precios corrientes)

Fuente: INEGI.

Por tipo de función y con relación al PIB a precios corrientes, la actividad de proporcionar “cuidados y apoyo” a los integrantes del hogar representó el 7.1% del PIB, le siguió “alimentación” con 4.8%, la “limpieza y el mantenimiento a la vivienda” 3.2%, “compras y administración del hogar” 2.7%, “limpieza y cuidado de la ropa y calzado” 1.7%, y por último el “ayudar a otros hogares y trabajo voluntario” con el 1% restante.

Gráfica 3

Valor del Trabajo no Remunerado Doméstico y de Cuidados de los Hogares, según tipo de función, 2013

(Porcentaje del PIB a precios corrientes)

   Fuente: INEGI.

Para el año de estudio, la población que realizó trabajo no remunerado doméstico y de cuidados estuvo conformada por 52.6% de mujeres y 47.4% de hombres. Las mujeres aportaron el 77.7% de las horas destinadas a las labores domésticas y de cuidados realizadas en el hogar, que fue equivalente al 75.7% si se habla en términos de valor económico (ver siguiente gráfico).

Gráfica 4

Distribución del Trabajo no Remunerado Doméstico y de Cuidados según sexo, 2013

(Estructura porcentual)

Fuente: INEGI.

Es importante señalar que las horas semanales destinadas por persona a las labores domésticas y de cuidados han disminuido (‑)13% de 2003 a 2013 (que es el periodo que cubre el presente estudio), pasando de 28.2 a 24.5 horas.

No obstante, el valor generado por el trabajo no remunerado doméstico y de cuidados de los hogares, en 2013, fue superior al registrado por algunas actividades económicas como la industria manufacturera, el comercio y los servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles de manera individual, las cuales registraron una participación de 16.9%, 15.5% y 11.4% respectivamente (ver gráfico siguiente).

Gráfica 5

Valor del Trabajo No Remunerado Doméstico y de Cuidados de los Hogares comparado con algunas actividades económicas del país, 2013

(Porcentaje del PIB a precios corrientes)

Fuente: INEGI.

Tiempo dedicado y Valor del Trabajo no Remunerado Doméstico y de Cuidados de los Hogares por Tipo de Actividad en el Hogar

El tiempo dedicado en los hogares al trabajo no remunerado doméstico y de cuidados destaca el esfuerzo adicional que hacen los miembros del hogar para satisfacer sus necesidades. Por tipo de actividad o función desempeñada se observó, en 2013, que la “Alimentación” absorbió el mayor número de horas con el 33.7% del tiempo de los hogares (y correspondió al 23.3% del valor económico del trabajo doméstico y de cuidados), seguido de las actividades de “Limpieza y mantenimiento a la vivienda” con el 21.9% del tiempo (y 15.6% del valor económico); mientras que el tiempo dedicado a “Cuidados y apoyo” ocupó el 19.5% del tiempo de los hogares y generó la mayor cantidad de valor económico contribuyendo con el 34.6% del valor. Lo anterior se puede explicar en función de que las actividades con mayor volumen en horas como “Alimentación” y servicios de “Limpieza y mantenimiento a la vivienda”, tienen un costo de reemplazo (o valor equivalente al que se puede encontrar en el mercado) que resulta menor al utilizado para valuar las horas del servicio de “cuidados y apoyo” a los integrantes del hogar, el cual es mayor debido al nivel de especialización o instrucción requerida, como por ejemplo, en el cuidado de adultos mayores, niños menores a 6 años o con alguna discapacidad.

Grafica 6

Número de Horas y Valor* del Trabajo no Remunerado Doméstico y de Cuidados de los Hogares, por tipo de función, 2013

(Estructura porcentual)

*Porcentajes de valores a precios corrientes.

Fuente: INEGI.

Por su parte, la distribución del valor del trabajo doméstico y de cuidados según el sexo de quién realiza estas labores, muestra que las actividades en las que las mujeres tuvieron una mayor aportación fue la de proporcionar “Alimentación”, en la cual generaron el 84.2% del valor; le siguen las actividades de “limpieza y cuidado de la ropa y calzado”, con una contribución del 83.9 por ciento. En contraste, las “compras y administración del hogar”, fue la función en la que se observó la mayor participación de los hombres con 43% del valor del trabajo en esta actividad, seguida por “Limpieza y mantenimiento de vivienda” con 28.8 por ciento.

Grafica 7

Distribución del Valor del Trabajo No Remunerado Doméstico y de Cuidados de

los Hogares por actividad según sexo, 2013

(Estructura porcentual)

 Fuente: INEGI.

Valor neto del Trabajo no Remunerado Doméstico y de Cuidados per cápita

El valor del trabajo no remunerado doméstico y de cuidados por persona en cifras netas (esto es sin el componente de prestaciones sociales) permite conocer el ingreso monetario que obtendrían las personas que realizan dicho trabajo. En este sentido, en el año 2013 cada persona que realizó trabajo no remunerado doméstico y de cuidados generó el equivalente a 28,916 pesos anuales. Sin embargo, cuando este valor se desagrega según el sexo de quien lo realiza, se observó que las mujeres generaron el equivalente a 42,453 pesos, mientras que la aportación realizada por los hombres fue de 13,881 pesos durante el mismo periodo.

Grafica 8

Evolución del Valor neto del Trabajo No Remunerado Doméstico y de Cuidados

de los Hogares per cápita según sexo, 2009-2013

(Miles de pesos corrientes)

 Fuente: INEGI.

Al considerar el lugar de residencia, las personas que habitan en las áreas rurales aportaron un mayor valor económico por sus labores domésticas y de cuidados, con relación a las que viven en áreas urbanas. En 2013, las mujeres en hogares rurales generaron en promedio un valor económico de 49,745 pesos y los hombres de 12,739 pesos; mientras que en los hogares urbanos las mujeres aportaron un valor de 40,720 pesos y los hombres de 14,146 pesos.

Cuando este valor se visualiza por nivel de escolaridad, las mujeres que tienen algún año de educación media superior en promedio aportaron 41,520 pesos al año, y los hombres que cuentan con el mismo grado de estudios generaron 15,312 pesos. Por su parte, las mujeres que no cuentan con instrucción o con primaria incompleta en promedio contribuyeron con 38,192 pesos, y los hombres con el mismo nivel de instrucción lo hicieron con 12,688 pesos.

El valor del trabajo doméstico y de cuidados de los hogares con el mayor nivel de instrucción se concentró principalmente en las actividades relacionadas con el cuidado y el apoyo de los integrantes del hogar, con el 34.2% de valor total; mientras que los hogares con un menor nivel de instrucción lo hicieron en actividades vinculadas con la procuración de alimentación con el 30.8% del valor total generado por estas labores.

Grafica 9

Valor neto del Trabajo No Remunerado Doméstico y de Cuidados

de los Hogares per cápita según sexo y estratos

poblacionales seleccionados, 2013

(Miles de pesos corrientes)

  Fuente: INEGI.

Por otra parte, el valor económico del trabajo doméstico y de cuidados para quienes están casados o unidos, donde los varones realizan labores domésticas y de cuidados que equivalen a 16,220 pesos; mientras que la aportación de las mujeres en la misma situación asciende a 57,575 pesos.

Esta tendencia se mantiene en función de la relación de parentesco. En 2013, los resultados mostraron que las mujeres cónyuges generaron más que los hombres cónyuges, alcanzando un monto de 58,062 pesos anuales. Además, las mujeres que habitan en hogares nucleares con presencia de menores de seis años aportaron en promedio 60,008 pesos con actividades como cuidados y apoyo principalmente, mientras que para aquellas mujeres que viven en hogares que no cuentan con niños menores de seis años el monto fue de 33,922 pesos.

Grafica 10

Valor neto del Trabajo No Remunerado Doméstico y de Cuidados

de los Hogares per cápita según sexo y estratos

poblacionales seleccionados, 2013

(Miles de pesos corrientes)

   Fuente: INEGI.

Al observar el valor del trabajo doméstico y de cuidados por quintil[5] de hogar según el ingreso corriente, las mujeres del quintil I contribuyeron con 44,805 pesos en promedio al año; mientras que aquellas que pertenecen al quintil V lo hicieron con el equivalente a 39,401 pesos en el mismo periodo. Por su parte, la contribución de los hombres presentó, para los mismos quintiles (I y V), niveles de 14,043 y 12,666 pesos, respectivamente.

Finalmente se observa que en el año en cuestión, las mujeres que no hablan alguna lengua indígena realizaron menos horas de labores domésticas y de cuidados que aquéllas que sí la hablan, donde en promedio estas últimas generaron el equivalente a 48,253 pesos anuales.

Labores Domésticas y de Cuidados realizadas por menores de entre 5 y 11 años de edad

En el año 2013, el valor de las labores domésticas y de cuidados no remuneradas realizadas por los menores de entre 5 y 11 años de edad resultó equivalente a 0.3% del PIB del país; de ese valor, 53.4% fue aportado por niñas y 46.6% por niños.

Cabe señalar que la brecha de participación por sexo es mínima en términos per cápita en casi todas las actividades, aunque con una mayor carga hacia las niñas. Por ejemplo, la participación en los cuidados a los integrantes del hogar de las niñas es de 9,074 pesos y de los niños 8,935 pesos al año; mientras que los quehaceres domésticos presentan la diferencia más significativa, ya que las niñas trabajan el equivalente a 4,239 pesos y la participación de los niños corresponde a 3,773 pesos.

Gráfica 11

Valor neto Trabajo no Remunerado doméstico y de Cuidados

realizado por menores de 5 a 11 años de edad per cápita, 2013

(Miles de pesos corrientes)

Fuente: INEGI.

Tiempo y Valor Económico del Trabajo No Remunerado en Bienes de Autoconsumo de los Hogares

El trabajo no remunerado destinado a la producción de bienes de autoconsumo (TNRBA), considera las actividades de autoconstrucción, corte o recolección de leña, producción de alimentos y crianza de animales para el autoconsumo. En 2013, el valor económico del TNRBA fue de 73,987 mil millones de pesos, que representó el 0.5% del PIB. A diferencia del trabajo doméstico y de cuidados, la mayor aportación la realizaron los hombres con el 63.5% del valor del TNRBA y las mujeres con el 36.5 por ciento. En términos per cápita, el valor con el que cada hombre contribuyó, en este tipo de trabajo, es de 7,151 pesos anuales, derivado principalmente de actividades de autoconstrucción. Por su parte, las mujeres contribuyeron con un trabajo equivalente a 3,934 pesos.

Desde la perspectiva de las horas per cápita se observó que los hombres efectuaron 8.9 horas a la semana en actividades de trabajo no remunerado para bienes de autoconsumo, y las mujeres aportaron 5.1 horas. Durante el año de estudio, del tiempo destinado a la autoconstrucción los hombres participaron con el 88.6% y con el 61.4% del tiempo utilizado para la producción de bienes de consumo. Por su parte, las mujeres asistieron con el 11.4% del tiempo dedicado a la autoconstrucción y el 38.6% del tiempo empleado en la producción de bienes de consumo.

Grafica 12

Distribución de las horas de Trabajo No Remunerado para Bienes de Autoconsumo de los Hogares según sexo, 2013

(Estructura porcentual)

                  Fuente: INEGI.

Distribución de la Carga de Trabajo en el Hogar

Finalmente, los resultados de este estudio permiten conocer la carga total de trabajo de la economía, esto es el tiempo que las personas destinan a las principales actividades considerando tanto el trabajo de mercado como el no remunerado. En 2013, las mujeres tuvieron la mayor carga del trabajo con 2,578 millones de horas a la semana frente a 2,186 millones de horas de los hombres; es decir, por cada 10 horas de trabajo de las mujeres, los hombres realizan 8.5 horas.

En este sentido, la responsabilidad de las labores domésticas y de cuidados recae principalmente sobre las mujeres, quienes destinaron a estas actividades el 65.5% de su tiempo de trabajo total y solo 33.2 de cada 100 horas al trabajo de mercado. En contraste, las actividades de los hombres se orientan principalmente al trabajo de mercado y a la producción de bienes de autoconsumo con el 74.2% y 2.7% respectivamente de su trabajo total, destinando sólo 22.6 de cada 100 horas a las labores domésticas y de cuidados.

De esta manera, la carga total de trabajo de la economía se integra en 52.2% por trabajo de mercado, 45.8% por las labores domésticas y de cuidados, y 2% por las actividades de producción de bienes de autoconsumo.

Gráfica 13

Horas a la semana de trabajo de los hogares, según sexo, 2013

(Millones de horas y porcentaje)

                      Fuente: INEGI.

Nota Metodológica

Con base en el SCN 2008, así como en la Propuesta para una Metodología para una Cuenta Satélite de la Producción Doméstica de la EUROSTAT, la Cuenta satélite del trabajo no remunerado de los hogares de México (CSTNRHM) define al trabajo no remunerado de los hogares como el tiempo utilizado en las labores domésticas y los cuidados realizados por los miembros del hogar para producir servicios destinados al consumo del mismo, sin obtener un pago o remuneración, y que se encuentran fuera de la frontera de la producción de la contabilidad nacional.

Para la elaboración de la CSTNRHM se requirió de la información sobre el tiempo de trabajo no remunerado de los hogares (TNRH), así como de la información sobre el costo al que ha de valorarse ese tiempo.

La fuente principal para determinar el tiempo dedicado al TNRH es la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT), la cual permite conocer la población y las horas destinadas a estas actividades. Para el caso de la población de entre 5 y 11 años de edad, se consideran los datos del Modulo de Trabajo Infantil que ofrece la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

Para determinar el costo por hora al que ha de valorarse el tiempo de TNRH, se utiliza la información proporcionada por la Encuesta Nacional de Empleo (ENE) y la ENOE, en materia de ingresos por hora en cifras netas por ocupación. Para proporcionar los valores en cifras brutas, se recurre a los datos de las remuneraciones medias por actividad económica del Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM).

La información contenida en la Cuenta Satélite considera la Clasificación Mexicana de Actividades de Uso del Tiempo (CMAUT 2009), el Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (SCIAN) 2007, la Clasificación Mexicana de Ocupaciones (CMO) y el Sistema Nacional de Clasificación de Ocupaciones (SINCO) 2011.

Se invita a los usuarios a utilizar el “Simulador del valor económico de las labores domésticas y de cuidados”, el cual permite dar un valor monetario al tiempo que destina a estas actividades no remuneradas en su hogar, y con ello dimensionar de manera más precisa el aporte al bienestar de su familia.

Los resultados de la «Cuenta satélite del trabajo no remunerado de los hogares de México, 2013”, pueden consultarse en la página http://www.inegi.org.mx/est/contenidos/proyectos/cn/tnrh/ del Instituto.

[1]     El trabajo no remunerado destinado a la producción de bienes de autoconsumo, considera las actividades de autoconstrucción, corte o recolección de leña, producción de alimentos y crianza de animales para el autoconsumo.

[2]     Las cifras netas reflejan el sueldo neto que podrían percibir los miembros del hogar por realizar una actividad similar en el mercado.  Los resultados en cifras brutas reflejan el total de los costos en mano de obra que el mercado erogaría para producir dichos bienes y servicios incluyendo las contribuciones a la seguridad social.

[3]     El trabajo no remunerado destinado a la producción de bienes de autoconsumo, considera las actividades de autoconstrucción, corte o recolección de leña, producción de alimentos y crianza de animales para el autoconsumo.

[4]     Las cifras netas reflejan el sueldo neto que podrían percibir los miembros del hogar por realizar una actividad similar en el mercado.  Los resultados en cifras brutas reflejan el total de los costos en mano de obra que el mercado erogaría para producir dichos bienes y servicios incluyendo las contribuciones a la seguridad social.

[5] Cada uno de los cinco niveles en que se divide el número de hogares una vez ordenados de acuerdo con su ingreso corriente total. Es decir, cada quintil concentra el mismo número de hogares con diferentes porciones de ingreso.