Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Carlos Robles

Murieron por “cabezones”

Allá por años 80´s, conduciendo mi vehículo particular, una vagoneta Ford modelo 1977, que por cierto no faltaban los gritos a mi paso por algunas calles  de “échala al mar” por su enorme tamaño, di un aventón a Saltillo a un compañero periodista que se encontraba en el aeropuerto de Ramos Arizpe, “Plan de Guadalupe”.

Mi Columna

Murieron por “cabezones”

Por Carlos Robles Nava

Allá por años 80´s, conduciendo mi vehículo particular, una vagoneta Ford modelo 1977, que por cierto no faltaban los gritos a mi paso por algunas calles  de “échala al mar” por su enorme tamaño, di un aventón a Saltillo a un compañero periodista que se encontraba en el aeropuerto de Ramos Arizpe, “Plan de Guadalupe”.

Por aquellos años, me acostumbre tanto a usar el cinturón de seguridad de mi “lancha” que ya por costumbre e inconscientemente más tardaba en treparme en mi vagoneta que en hacer la maniobra para cruzar sobre mi pecho el famoso cinturón.

En el trayecto, ese reportero amigo se me quedó viendo y sarcásticamente me preguntó, refiriéndose al cruce del cinturón de seguridad: “Qué va a volar, jefe”. No voy a negar que me molesto la pregunta y enseguida le contesté: “Pendejo, crees que los gringos son tarugos y le ponen cosas innecesarias a los vehículos”.

Total, todo quedó como plática o broma de cuates, pero así me fui defendiendo de mí obsesión de antes de echar andar el vehículo, usar el cinturón, mismo que a la postre en el 2002 de hecho, lo que doy gracias a Dios, me salvó la vida o cuando menos de haber resultado con heridas graves, al sufrir una volcadura en el kilómetro 36 de la carretera Monclova-Piedras Negras. Mi vehículo sufrió pérdida total, pues dio dos “marometas” o volcaduras al perder el control del volante en una ligera curva.

Anteriormente ya me había embestido tremendamente en uno de los cruceros del Saltillo “viejo” un sujeto que tripulaba en estado briago una pick up, siendo el cinturón mí “Ángel de la Guarda”, ya que en esa ocasión resulte con simple y ligero golpe en la frente que me di en el parabrisa delantero, siendo mayor el susto por fortuna.

Porque la necesidad de usar y emplear el cinturón de seguridad vehicular, porque puede salvar vidas o consecuencias más graves en caso de un percance.

Coahuila en el 2014, como jamás había registrado, tuvo 299 muertes por el desuso o falta de hacerlo del cinturón de seguridad que en ocasiones no es porque el conductor lo desecha o desaíra al no colocárselo, sino por descuido, flojera o simplemente por “cabezones” o sea por tercos y necios.

Ante estas tragedias, el gobierno del Estado emprendió una intensa campaña en todos los municipios de Coahuila, para pedirles a los alcaldes en turno que se adhieran a la campaña para hacer conciencia porque el uso del cinturón además de necesario e indispensable, salva vidas.

Varias de las víctimas del 2014 no iban conduciendo vehículo alguno, fueron simples compañeros del chofer de la unidad motriz, pero lamentablemente por esa obsesión personal de que los cinturones no sirven para nada, tras el choque salieron disparados fuera de la unidad y perdieron la vida.

Una lamentación más es cuando en ese tipo de percances las víctimas resultan inocentes niños que por irresponsabilidad de sus padres o bien familiar que va al volante de la unidad motriz, desatienden la obligación de proteger a las criaturas indefensas con un asiento especial que va con sujeto al cinturón de seguridad.

En principio se está simplemente recomendado por el bien de todos, aunque esto será solo por algunos días, ya que enseguida será obligatoria la multa, sin excepción y aunque las sanciones económicas son rechazadas y criticadas en general por los conductores, todo es por salvar sus propias vidas o los de un familiar.(www.intersip.org)