Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Sureste

Los infantes que padecen violencia Son proclives a la depresion y suicidio

La Diputacion Permanente del Congreso del Estado, acordò solicitar al titular de la Procuradurianpara niños, nilas y la familia en el Estado de Coahuia para que en la medida de sus posibilidades presupustarias realice un programa de Capacitacion en las escuelas para que los niños y niñas puedan detecar si son victimqs de violencia en sus hogares.

 Los infantes que padecen violencia Son proclives a la depresion y suicidio

 Por Raul Coronado.

29 enero 2015;  Saltillo, Coahuila.- (SIP)La Diputacion Permanente del Congreso del Estado, acordò solicitar al titular de la Procuradurianpara niños, nilas y la familia en el Estado de Coahuia para que en la medida de sus posibilidades presupustarias realice un programa de Capacitacion en las escuelas para que los niños y niñas puedan detecar si son victimqs de violencia en sus hogares.

          La propuesta de punto de acuerdo fue presentada por el el diputado Javier de Jesus Rodriguez Mendoza de la fracción parlamentaria «Jose Mario Molina Pasquel y Henriquez » del partido Verde Ecologista de México(PVEM).

      En su exposicion de motivos el legislador señala que Los niños y niñas que padecen violencia son más proclives de adultos a la depresión y al suicidio.

-La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 40 millones de niños y niñas menores de 15 años son víctimas de malos tratos y abandono y requieren atención sanitaria y social.

-Un sondeo practicado en 2013, mostraba que el 5% de los padres y madres encuestados admitió haber recurrido al menos a uno de los métodos siguientes para disciplinar a sus hijos: golpearles con un objeto, propinarles patadas, golpearles o amenazarles con un cuchillo o una pistola.

-Se estima que únicamente 1 de cada 36 casos de violación es denunciado

Manifesto ctualmente los niños y niñas sufren de violencia en sus casas y frecuentemente  no les deja huellas visibles, pero aun así el maltrato familiar constituye uno de los más graves problemas que deben enfrentar los menores de edad.

  Resaltò que na gran parte de la violencia familiar permanece oculta, pues en la mayoría de las ocasiones, los niños y niñas se sienten incapaces de denunciar los actos de violencia por miedo a las represalias de su agresor. Puede ocurrir también que ni los niños y niñas ni el agresor vean nada malo o inusual en estas prácticas, o que ni siquiera piensen que estos actos violentos constituyen violencia, y los consideren más bien como castigos justificados y necesarios. El niño maltratado llega a sentirse avergonzado o culpable, pensando que se trata de un castigo merecido; esto es a menudo la causa de que el niño se muestre reticente a hablar de ello.