Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

En la congeladora debería seguir

Uno de los temas que en su tiempo había resultado como controvertido fue aquella iniciativa para despenalizar la comercialización y consumo de mariguana como se ha venido haciendo en los Estados Unidos y que en apariencia la famosa ley había pasado a la congeladora.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

En la congeladora debería seguir

Uno de los temas que en su tiempo había resultado como controvertido fue aquella iniciativa para despenalizar la comercialización y consumo de mariguana como se ha venido haciendo en los Estados Unidos y que en apariencia la famosa ley había pasado a la congeladora.

Propuesta que cada vez que se acerca cualquier tipo de elección política como las que estamos a punto de vivir ahora en este proceso de junio del 2015, no faltan los oficiosos que se encargan de sacarlo de la congeladora como instrumento para conseguir más adeptos en las urnas o como estrategia de hacerse notar a la falta de propuestas y una buena campaña de imagen logrando encontrar los reflectores de los medios.

En su tiempo se le preguntó al gobernador de Coahuila sobre el tema y su respuesta fue muy tajante y negativa en la aprobación de dicha iniciativa bajo los argumentos de usos medicinales y para dizque bajar el índice del tráfico ilegal.

Acertada la decisión por parte de la máxima autoridad de Coahuila ya que resultaría además de incongruente contradictorio porque mientras México enfrenta una fuerte lucha contra los grandes cárteles del narcotráfico en donde como es bien conocido en toda la zona del país las constantes peleas por el territorio entre ellos para poder acomodar la droga entre los mexicanos y sin olvidar la guerra que se desató en la administración federal de Felipe Calderón Hinojosa, en contra del crimen organizado cobrando miles de muertos.

Violencia, homicidios y ejecuciones es el ambiente en el que vivimos los mexicanos pero eso solamente quienes sufren el ambiente de inseguridad contrario a los índices que a su vez ya no son confiables porque la misma gente tiene miedo y la desconfianza de denunciarlo a las autoridades por los nexos que tienen la mayoría de éstos con el crimen organizado mismas cifras falsas que de alguna manera se la han creído o al menos eso le conviene al director de la Agencia de Inteligencia de Defensa estadounidense el teniente general Vincent R. Stewart al afirmar que el índice de homicidios en México ha bajado gracias a la presión del gobierno mexicano contra los grupos criminales. Todo esto basado en las estadísticas y reportes de éstos actos que sin lugar a dudas todavía no está enterado sobre la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, Guerrero, o bien sobre la masacre de los cuerpos calcinados que continúan sin identificarse de quiénes son. Mientras no se logre identificar los cuerpos, éstos tendrían que sumarse a los desaparecidos.

Es más que evidente que todo éstos crimines tiene como origen el tráfico de cualquier tipo de droga en donde dentro de la lista larga, la mariguana es uno de los más demandados por los estadounidenses y es el resultado de la continua pelea entre territorios de grupos armados, así como también las rutas para poder hacer llegar a su destino por todo el territorio mexicano hasta a los EE.UU. donde se encuentra su mayor cliente consumidor.

Los legisladores, muy contrarios en tratar de combatir la droga hacen todo lo contrario con la propuesta del cultivo, cosecha, elaboración preparación, acondicionamiento, adquisición, comercialización, posesión, transporte y consumo de marihuana.

Se proponía en ese entonces que todos aquellos amantes de ésta hierba somnolienta,  podrían plantar o sembrar hasta cinco plantas en sus viviendas, de manera legal.

Pero ninguno de los diputados que andan promoviendo la legalización de la mariguana y menos los legisladores se les ocurrió hacer algo al respecto a todos quienes han sido víctimas de ésta droga en específico para abrir centros de rehabilitación o intensificar campañas a la juventud sobre el daño y peligro  a que se exponen ellos mismos y a los demás con una alta probabilidad de aumento a cometer otros actos ilícitos. Tampoco a nadie se le ocurrió fragmentar un porcentaje de los impuestos del tabaco para destinarlo a los centros de rehabilitación sobre adicción de drogas.

Acaso no saben el peligro que representa estar bajo los efectos de este estupefaciente y más aún combinado con otro tipo de droga y alcohol. Si con el puro consumo se le atribuyen efectos relacionados con la falta de concentración, sensación eufórica, desinhibición, disminución de la coordinación y hasta puede provocar alucinaciones.

Se imaginan a alguien con éstos síntomas entrando a un centro nocturno también conocido como antros o de algún salón de fiesta de bodas, que para efectos prácticos resulta lo mismo, ya que en ambas se ingiere alcohol, partiendo de ahí el incremento de accidentes automovilísticos que va en incremento por la mezcla de alucinógenos con bebidas embriagantes.

Ahora veamos el lado de la siembra para su comercialización. De cuántas hectáreas estamos hablando que se permitiría, cuánto va costar la logística para la planeación, vigilancia, regulación de ésta misma.

Cuáles van a ser las limitaciones  que va tener el ejército mexicano en la incautación del enervante, ya que esto también les da un derecho para aquellos que se han dedicado a traficar con esta droga durante muchos años es decir, los verdaderos productores de drogas que son quienes han sembrado el terror en muchas familias mexicanas.

Este tipo de iniciativas negativas para la sociedad son realmente las que deberían quedarse en la congeladora para siempre y tenerlas ahí guardadas como algo que nunca debió de haber salido y ni siquiera haberse aceptado en el Congreso de la Unión, sin antes no haberse analizados sus pro y contra. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org