Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Su mal, la separación

En las elecciones locales del año pasado, el Partido Acción Nacional de Coahuila, hubo de conformarse con llevar al Congreso del Estado, algunos de sus miembros, aunque no fue porque los coahuilenses hayan votado mucho por ellos, sino su llegada al recinto legislativo fue como un consuelo que da la ley electoral de la Entidad a los partidos y sus candidatos que “lograron” una votación más baja que su principal enemigo político, llamándoseles a estos Plurinominales.

Mi Columna

Su mal, la separación

Por Carlos Robles Nava

En las elecciones locales del año pasado, el Partido Acción Nacional de Coahuila, hubo de conformarse con llevar al Congreso del Estado, algunos de sus miembros, aunque no fue porque los coahuilenses hayan votado mucho por ellos, sino su llegada al recinto legislativo fue como un consuelo que da la ley electoral de la Entidad a los partidos y sus candidatos que “lograron” una votación más baja que su principal enemigo político, llamándoseles a estos Plurinominales.

Notables líderes de los blanquiazules de las diferentes regiones de la Entidad, reconocieron públicamente que les dañó la división o separación de los distintos grupos que ni antes, tampoco a pocos días de realizarse los comicios a diputados locales ni después lograron conciliar sus intereses o al menos, dejarlos a un lado para sacar adelante a su institución política.

Este distanciamiento, separación o división de los “panaderos”  sus distintos motivos en las diferentes regiones, aunque prevalece la existencia de varios grupos, particularmente encabezados por los eternos panistas, algunos con muchos años de militantes y otros que forman parte de los nacientes o recientes miembros de ese partido.

Este año, en julio habrá una vez más elecciones, solo que en esta ocasión para diputados federales y, al menos en Coahuila, el panorama se repite como hace doce meses atrás, presagiándose resultados nada halagadores, aunque las cabezas principales de Acción Nacional del Estado, en sus declaraciones ante la prensa regional y estatal, expresan su fuerte optimismo y aunque con otro nombre al utilizado al PRI de que se llevarán “carro completo”, responden que triunfarán en todos los distritos electorales.

La moneda está en el aire, más no la situación real de los panistas que antes y en el presente, siguen sacando a la luz pública sus trapitos al sol, manifestando públicamente su malestar e inconformidad por lo que pasa en el seno de su partido.

Mientras en el Revolucionario Institución nada se escucha de quejas e inconformidad, sin que ello signifique que no las hay, aunque hay que reconocer que existe una mayor disciplina o control, como se le quiera identificar, entre sus militantes por parte de los dirigentes estatales y regionales, lo que no debe de dejarse de reconocer, pues es algo que por desgracia no se logra en el interior del PAN, aunque sus dirigente dan como excusa o pretexto que en su partido si hay democracia y por eso dejan gritar a los suyos, aunque eso les cueste votos en las urnas el día de las elecciones, en fin, cada quien ve las cosas internas de su casa como mejor les convenga, aunque no las tengan del todo consigo.

Coahuila, en lo personal, respetando la y las opiniones de los sabedores del arte de la política, por decenas de años ha sido escenario electoral de dos partidos que son el tricolor y los blanquiazules y aunque existen otros 13 partidos que se les conoce como la chiquillada, de hecho y sin menospreciarlos, no cuentan, al menos que hagan alianza o se agrupen al PRI o PAN, en donde el interés es más económico y conseguir otras prebendas y aunque hay actualmente diputados locales que fueron llevados al triunfo en coaliciones o alianzas, ante la mirada y escrutinio de los ciudadanos, sin más color que las siglas del partido que se unió al Revolucionario Institucional.

Adelantando que no somos pitonizos y menos adivinadores, este es el panorama en el presente que en Coahuila se vive a escasos cuatro meses de que se realicen las elecciones a diputados federales. (www.intersip.org)