Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Guillermo Robles

Un camino lleno de ceros

El país es visto como una nación dividida en donde se encuentran dizques reformas que transformaron a nuestro México, pero cualquiera de las que se hable tienen la misma similitud, es decir, ninguna de ellas cuenta con el consenso sin dirección o visión a futuro. Y no es para menos que ya con anterioridad revistas internacionales en donde han realizado encuestas revelan que el promedio mexicano ha perdido la fe en la democracia. Su comparativo en donde en 1995, el 45 por ciento de los mexicanos aceptó la democracia como la mejor forma de gobierno y por hoy solamente el 37 por ciento está de acuerdo.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Un camino lleno de ceros

El país es visto como una nación dividida en donde se encuentran dizques reformas que transformaron a nuestro México, pero cualquiera de las que se hable tienen la misma similitud, es decir, ninguna de ellas cuenta con el consenso sin dirección o visión a futuro. Y no es para menos que ya con anterioridad revistas internacionales en donde han realizado encuestas revelan que el promedio mexicano ha perdido la fe en la democracia. Su comparativo en donde en 1995, el 45 por ciento de los mexicanos aceptó la democracia como la mejor forma de gobierno y por hoy solamente el 37 por ciento está de acuerdo.

La situación económica por la que pasa México ha provocado el cierre de empresas, negocios o el recorte de personal en muchos corporativos dejando sin ingresos a una cantidad muy grande de la población.

Misma situación provocada por el gobierno federal ante su ineficiente         planeación para la generación de empleos y por una reforma hacendaria en donde pretendía pegarle a los que más ganan, siendo los mismos empresarios los que se rehúsan a ello y quienes han pagado la factura de dichos cambios fiscales han sido los pequeños y medianos comerciantes en donde solamente se han unido más a la informalidad como la única vía de llevar dinero a sus familias.

A la falta de oportunidades la gente se ha visto obligada a salir a las calles en busca de dinero, cuando menos para poder subsistir y comprar aunque sea los alimentos  de la canasta básica cuyo costo se vio incrementado también por culpa de los gasolinazos que azota la federación, repercutiendo en la cadena de distribución de productos y servicios inmediatamente.

A final de cuentas la gente tiene que comer teniendo que ingeniárselas de diferentes formas; algunos tentados a sumarse a la fila del crimen organizado, otros a tener que robar comida para llevarla a su familia, es decir, ya el robo común del ladroncillo de carteras, estéreos, el asalto de los cajeros de tienditas, ha superado más la necesidad viéndose cada vez más común el hurto de alimentos.

Subiendo el escalón de sobrevivencia se encuentra el de la fayuca de domicilio, pero los días buenos son los fines de semana, en donde cada ciudad tiene ya su conocida ubicación identificada como los tianguis.

Estos puntos a sabiendas de las autoridades federales que existen, tienen conocimiento de formar parte de la economía informal; pudiéndose encontrar una variedad de productos no solo estadounidenses sino también la competencia de artículos chinos que pasan por las aduanas mexicanas tanto terrestres como marítimas para terminar su destino en las “pulgas”, en todo México, no habiendo algún rincón de la república que se escape de éstos localitos móviles hechas por estructuras de láminas, lonas o mantas.

Pero al final de cuentas no deja de ser comercio informal golpeando al comercio que paga desde los impuestos de uso de suelo municipal y federal o sea el impuesto que cobra “lolita”. Los programas sociales para combatir la pobreza han fracasado, una reforma de la educación lejos de ser unánime. Cero reactivación económica, cero obras sociales, y puro bla.. bla .. bla es la dirección que ha dejado el gobierno federal. Un camino en donde no existe la prosperidad y ni la democracia. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org