Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Carlos Robles

Porqué matarlos

Allá por los últimos meses del 2013, los diarios “El Financiero” y “El Economista”, radicados en la ciudad de México, dieron a conocer un proyecto, al menos en aquel entonces, en el sentido de que el Instituto Mexicano del Seguro Social…

Mi Columna

Porqué matarlos

Por Carlos Robles Nava

Allá por los últimos meses del 2013, los diarios “El Financiero” y “El Economista”, radicados en la ciudad de México, dieron a conocer un proyecto, al menos en aquel entonces, en el sentido de que el Instituto Mexicano del Seguro Social, estaba promoviendo entre algunas clínicas y hospitales particulares la posibilidad concesionar la atención médica y hospitalaria de sus derechohabientes con enfermedades degenerativas, particularmente diabetes, cáncer e hipertensión.

Fue una nota informativa a la que posterior a ella, no se le dio más seguimiento, hasta hace aproximadamente de 4 a 5 semanas, a través de las redes sociales de internet, se hicieron circular de que venderían a particulares el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Días después se mencionó que lo mismo sucedería con el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado, conllevando ello a temores, inquietud y sobresalto a no pocos afiliados de los dos Institutos, con o sin sobrada o mínima razón, sintiéndose ser los más afectados  pensionados y jubilados.

Es indiscutible y no existe duda alguna de que las enfermedades degenerativas como el cáncer, diabetes e hipertensión, son además de las más costosas en el cuadro médico del IMSS e ISSSTE, representan la mayor carga económica porque suman millones los de la tercera y más edad incorporados a los tan mencionados organismos médicos en el apartado de jubilados y pensionados, así como trabajadores de mucho menos edad y vigentes como aportadores de cuotas, pero que se enfrenta a estos males.

El tema que da para mucha información, al igual que inquietud y preocupación está convirtiéndose en tema político, empezando por el Partido de la Revolución Democrática, que ya lanzó su primer dardo con un “IMSS e I.S.S.S.T.E., preparan su quiebra”.

Efectivamente el coordinador en la Cámara de Diputados Federales, el diputado del partido del sol, Miguel Alonso Raya, da cuenta que conforme a los informes rendidos al Congreso, alertan de una “supuesta” quiebra financiera.

Para Miguel Alonso Raya, como buen perredista, el tema le ha servido para acarrear agua a su molino, señalando que “en realidad están preparando el terreno para luego argumentar que no hay otra salida más que la de entregar al Seguro Social e I.S.S.S.T.E., a la iniciativa privada, a través de la subrogación, servicios clases de la seguridad social, con costos muy altos para la población”.

Respeto la opinión del diputado Alonso Raya, aunque a la vez observó inconsistencias en sus alarmantes e irresponsables declaraciones, pues desde un principio frente a los reflectores de los medios de comunicación, habla de una “supuesta” quiebra financiera y en sus siguientes palabras habla de subrogar a empresas privadas servicios médicos con costos muy altos para la población.

Hay una notable incongruencia cuando indica subrogar atenciones médicas a particulares que le costarían más al ISSSTE y Seguro Social, por consecuencia ¿ cuál sería el caso de ceder servicios que significarían mayor desembolso a las instituciones en cuestión?.

Por otro lado, en lo personal hago las siguientes apreciaciones con información oficial gubernamental, como el hecho de que en el 2014 el IMSS reportó un aumento de 714 mil 526 afiliados al régimen obligatorio y un incremento en la recaudación mayor a la esperada en 22 mil 789 millones de pesos que significa un 4.4 % mayor a la obtenida en el 2013 en términos reales.

Vicente Fox, siendo Presidente de México, pidió prestados alrededor de 50 mil millones de pesos del fondo de pensiones del I.M.S.S., préstamo al que jamás hizo un abono, mientras que en su segundo año de gobierno de Enrique Peña Nieto, en una de sus visitas a Coahuila, dijo que acababa de abonar poco más de 20 mil millones de pesos al dinero que salió del fondo de pensiones.

Su servidor, en calidad de reportero de Agencia de Noticias SIP, personalmente hace mes y medio, entrevistó al diputado federal y ex alcalde de Frontera, Coahuila, Mario Alberto Dávila Delgado, Presidente de la Comisión Nacional de Salud de la Cámara de Diputados y palabras menos o más, aceptó que la situación, al menos del IMSS no era del todo positiva, pues si en los próximos 10 años el gobierno federal no aplica medidas para evitar un colapso, puede sobrevenir algo serio, pero que ya se estaban viendo distintas alternativas.

El 18 de julio de este año, sobre la exagerada apreciación del perredista, Miguel Alonso Raya, en conferencia de prensa, el director y líder sindical del I.S.S.S.T.E., Luis Antonio Godina y Luis Miguel Victoria Ranfla, respectivamente, rechazaron los rumores de que se privatizaría ese instituto, rechazando con un “no existe ningún proceso para privatizar a la institución”.

A quienes me preguntan sobre la anterior situación, respondo: ¿Y por qué habrían de matarlos?, agregando “entonces qué caso tiene que se estén construyendo edificios para nuevas unidades de consulta y hospitales y contratando más médicos, enfermeras, químicos y empleados en general”, al menos esto está sucediendo y lo tenemos a la vista en Coahuila.

P.D. No trabajo en el IMSS ni ISSSTE, soy un simple pensionado que veo con incredulidad se haga realidad esa “matanza”, pues somos millones y millones de mexicanos que dependemos de esos servicios.( www.intersip.org)