Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Carlos Robles

En tranzas no somos únicos

Sin que ello sea un consuelo, los coahuilenses y preferentemente partidos de oposición al Revolucionario Institucional, cada que pueden recalcan y gritan por la macro deuda dejada por el pasado gobierno estatal ocupado por Humberto Moreira. Valdés.

MI COLUMNA

En tranzas no somos únicos

Por Carlos Robles Nava

Sin que ello sea un consuelo, los coahuilenses y preferentemente partidos de oposición al Revolucionario Institucional, cada que pueden recalcan y gritan por la macro deuda dejada por el pasado gobierno estatal ocupado por Humberto Moreira. Valdés.

La mayoría de los señalamientos que se han hecho a la mega deuda, es la falsificación de documentos oficiales salidos del Congreso del Estado, cuando fue Presidente de la Junta Legislativa del Congreso del Estado, Fernando de las Fuentes Hernández, quien se encuentra a menos de un mes de entregar la estafeta en San Lázaro, en donde se desenvolvió sin pena ni gloria como diputado federal, esto debido a su no poca, sino casi nula participación legislativa de acuerdo al parámetro realizado por una despacho encuestador.

Precisamente y no por pasado el tiempo se ha olvidado que en el 2014 cosa casi parecida a lo ocurrido a los coahuilenses, les está sucediendo a los jaliscienses al avalar el Congreso del Estado de Jalisco, un contrato millonario con una firma falsa.

Las dimensiones del fraude con firmas apócrifas entre Jalisco y Coahuila, no son comparables por cuanto a montos, pues nosotros llevamos ventaja a los jaliscienses.

El caso del poder legislativo de Jalisco, salió a la luz pública a fines de octubre del 2014 y se trata de un contrato millonario entre el Congreso del Estado de Jalisco y el despacho “López Castro” y que fue avalado con una firma más falsa que los famosos “Panchodólares”. (Nada que ver con nuestro cuate, Jesús López Castro, compañero periodista saltillense radiofónico).

Lo que ha llamado la atención es la simpleza e infantilismo como se tramo el fraude, ya que una persona de nombre Sergio Juárez Rivera, quien supuestamente figura como “administrador” general único” de Consultores López Castro y Cía. S.A., de C.V., es un simple mecánico avecindado en Tlaquepaque, Jalisco, quien oficial y judicialmente a desconocido la firma, además de que jamás ha tenido asuntos con ninguna de las dos instancias.

El ahora famoso mecánico millonario en teoría por algunos meses, mientras no salía aflote el bien armado fraude con la falsificación de documentos, dijo “nunca he tenido ningún asunto con el Congreso de Jalisco, ni para la empresa Consultores López Castro”.

El acuerdo extendido por el Congreso del Estado fue firmado por Alfredo Arguelles Basave, quien fungía como Secretario General de la 58 Legislatura de Jalisco.

En este enredoso fraude con documentos falsos existe la infinidad de documentos utilizados para darle “validez” al millonario robo o fraude y entre los acusados y probables responsables de esta corruptela se señala a Rafael López Martínez como responsable de Consultores López Castro y principal orquestador, incluyendo a diputados locales jaliscienses de la 58 y 59 legislaturas que se beneficiaron con este mañoso y fraudulento contrato.

Esto demuestra, insisto, sin que sea un consuelo, que en cuestión de mañas, Coahuila no es único, pues en todas partes se cuecen habas.

Es lamentable no solo estos dos casos, sino otros mucho más en donde queda demostrado que el manoteo por el dinero ajeno esta a la orden del día.

¿Qué estamos dejando a la actual y futuras generaciones?. Más y cada vez mayores artimañas para reafirmar nuestra posición como país colocado entre los más corruptos del Mundo que no es nada gratificante ni mucho menos que presumir.

La población de México ha crecido bastante en los últimos 25 años, diciendo con orgullo que ya somos 120 millones de habitante y que estamos creciendo en infinidad de actividades, lo que es además de un acierto, una verdad, como también es igual que nuestro crecimiento nos está llevando a una degeneración y lo demuestra tan solo el nivel de corruptelas que van en crecimiento en diversos sectores y círculos de actividad sean particulares o gubernamentales. (www.intersip.org)