Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Guillermo Robles

En balde reclaman

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

En balde reclaman

Está comprobado que los municipios, al menos los de Coahuila, no saben o no quieren cobrar y por ello los rezagos, particularmente en las multas por violaciones al reglamento de tránsito, ascienden a millones de pesos.

Los más atrasados son evidentemente los que tienen mayor número poblacional en la zona urbana, probablemente, porque todo lo reciben del Estado de Coahuila y la Federación, tan solo dos casos concretos revelan esa indiferencia a recuperar derechos, impuestos y multas. Aunque en el caso del recurso del Gobierno Federal, cada vez es más pequeño al igual que el pensamiento de López Obrador, y no siendo suficiente lo envía a cuenta gotas aunque el dinero se encuentre etiquetado. Un estilo muy maquiavélico para que se cumpla el tiempo de ejercer esa participación por parte de la presidencia municipal y con ello se regresa nuevamente a las arcas de la federación aplicando el dicho popular, “venga Benito que te necesito…”

Pero existen ingresos que las 38 cabeceras municipales en las que no dependen directamente del Gobierno del Estado de Coahuila, y del Gobierno Federal, como es el pago del predial. Un ejemplo de ello donde se ha desaprovechado o la desidia de cobrar y que se la justifican de muchas maneras; sucede en Arteaga, en donde suman millones de pesos los propietarios de predios rústicos o llamados igualmente, campestres o sean los terrenos localizados en la sierra que adeudan años y años del impuesto predial.

Las autoridades arteaguenses, disculpan su apatía con pretextos en el sentido de que es difícil localizar a esos deudores o bien que son gente de poder económico o político y que es duro meterse con esa gente.

Pero en realidad existen otros municipios coahuilenses que además de la falta de ejercer el cobro del predial, o su requerimiento de pago, existe también el tema de las multas por infracciones de tránsito en donde aseguran gente dentro de esas Administraciones municipales, quienes piden su anonimato, que se adeudan millones de pesos sin cobrar.

Los rezagos por infracciones viales se agravan porque en últimas fechas, las Recaudaciones de Rentas del Estado o, bien la Secretaría de Finanzas de Coahuila, han dejado de cobrar multas municipales de tránsito, cuando se hace el canje de placas. Algo que se vemos los conductores que transitamos por las principales calles, avenidas y bulevares de cada cabecera municipal cuando vemos conductores que ni placa o lamina traen sus unidades o bien, vencidas que circulan de manera libre tanto en el día o la noche, sin importar si se trata hora pico o no. Unidades de todo tipo, modelos recientes, viejos, “chocolates”, hasta de alta gama, es decir, unidades de lujo.

Si bien es cierto que la Secretaría de Finanzas de Coahuila, tiene un porcentaje muy alto de recuperación en su cartera dentro del padrón de registro vehicular, también es cierto que existen muchísimos vehículos que no se encuentran dentro de ese registro de padrón vehicular, es decir, existen de manera ilegal.

Anteriormente, cuando el interesado acudía a las oficinas recaudatorias del Estado, junto con la cuenta de lo que se tenía que pagar por tenencia de uso vehicular, refrendo de placas y otros conceptos, el cajero hacía saber los adeudos de multas de tránsito no pagadas en distintos municipios.

Eso ha dejado de operar porque solo se ha limitado en informar, más no existe ningún operativo estatal o municipal para consignar esos vehículos irregulares o bien con adeudos, y qué bueno, porque estaba haciendo más dependiente a los municipios que, por cierto, en balde reclaman que no completan con las participaciones que les entregan Federación y Estado, pero convirtiéndose en apáticos e indiferentes para cobrar enormes rezagos que tienen como multas de tránsito y predial.

Para qué pedir más participaciones, si lo que tienen pendiente de cobrar no lo hacen efectivo. Millones de pesos duermen en diferentes municipios coahuilenses, en espera de que sus autoridades se sacudan el letargo que viven desde hace tiempo y reconozcan que no todo les tiene que caer del cielo o de la Federación y Estado, sino que deben sacudir el árbol de la indolencia y ponerse a trabajar en recabar lo rezagado para que en balde no han reclamado más participaciones cuando que tienen mucho dinero que cobrar y basta con que se decidan a cobrar, valga la redundancia.  (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México) www.intersip.org