Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

¿ Sin agua, en invierno?

Son las temporadas invernales durante las que baja sensiblemente el uso y consumo de agua potable, mientras que en las épocas de verano y sobretodo cuando se registran altas temperaturas, en que se eleva desmesuradamente la extracción de agua para todo, sea para beberla, regar los jardines, las plantas, el lavado de vehículos, “barrer” con agua las banquetas y carpetas asfálticas de frente a nuestras casas, etc.

Mi Columna

¿ Sin agua, en invierno?

Por: Carlos Robles Nava

Son las temporadas invernales durante las que baja sensiblemente el uso y consumo de agua potable, mientras que en las épocas de verano y sobretodo cuando se registran altas temperaturas, en que se eleva desmesuradamente la extracción de agua para todo, sea para beberla, regar los jardines, las plantas, el lavado de vehículos, “barrer” con agua las banquetas y carpetas asfálticas de frente a nuestras casas, etc.

Esto es de sobra sabido por los clientes de la empresa para municipal Aguas de Saltillo, AGSAL, no es una opinión la de este columnista sacada de la manga de la camisa e inclusive esto es dicho constantemente por los geólogos y profesionistas  en materia hidráulica. Hasta en el campo mexicano, el uso del agua para cultivos se reduce por diferentes razones durante el invierno: Las limitantes de agua “rodada” que se canaliza a través de los arroyos y ríos como consecuencia de la falta de lluvias, reduce las superficies de cultivos de invierno. Esto es común en La Laguna, que tiene mayor superficie de cultivos de verano que de invierno, pues generalmente en épocas de calor la presa Lázaro Cárdenas o El Palmito, no dispone de suficiente embalse de agua almacenada.

Conforme a los conocedores en la materia, es en invierno la temporada en la que algunos yacimientos de mantos friáticos se recargan.

Porqué toda esta letanía. Resulta que en pleno invierno, al menos en Saltillo, ya hay escasez y limitaciones de agua para consumo humano, demostrándolo el hecho de que para quienes venden agua en camiones “pipas”, hacen su “agosto” en pleno diciembre, pues hay importantes sectores de la ciudad capital coahuilense que desde hace dos a tres semanas, no solo se les está dando el agua cada tercer día o una vez a la semana, sino que AGSAL ya comenzó a tener grave faltante de agua por semanas completas.

En días pasados, me llamó la atención la presencia de camiones “pipas” por diferentes áreas del Norte de la ciudad y platicando con uno de los “piperos” el porqué esa escasez siendo invierno la temporada en que se asegura que hay suficiente agua, éste me dijo que desde que empezó la actual temporada de frío, a ellos los que venden agua, se les elevó la cantidad de entregas del elemental líquido.

Me aclaró que al menos eso estaba sucediendo por el rumbo del Norte de la ciudad capital, que es el sector que cubre y donde está la mayoría de sus clientes.

Esta anómala situación, pues en Saltillo no es normal que falte agua en épocas invernales, inmediatamente me remontó al verano del 2015, en el sentido de que si en invierno está faltando el líquido, debemos esperar que los saltillenses habremos de enfrentar un desabasto como está ocurriendo durante este 2014 que está por terminar.

AGSAL, en los últimos dos a tres años, ha dado motivos para que los saltillenses volvamos a enfrentar no solo desabasto de agua, sino una total falta de ésta, al menos en determinadas áreas de la ciudad capital en donde en pleno invierno ya se está enfrentando a este problema.

Y, como si fuese poco, aún sin cumplir con el servicio de dotación del agua, esta empresa para municipal Aguas de Saltillo, pese esta irregularidad, el recibo mensual por consumo de agua sigue llegando como si cumpliera cabalmente, lo que ha irritado tremendamente a sus clientes al grado de que hay grupos de consumidores que ya hablan de tener que recurrir al pasado bloqueando calles con botes y tinas para expresar públicamente su queja, pues están conscientes de que de nada sirve acudir a las oficinas de AGSAL a expresar su inconformidad, ya que fuera de que solo son escuchados, las cosas siguen igual de irregularidades e injustas.

Los saltillenses, por ahora, dejarán de presumir que gracias a la llegada de AGSAL quedaron en el pasado sus manifestaciones callejeras por el arbitrario y abusivo servicio que están recibiendo.(www.intersip.org)