Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Guillermo Robles

Preferible que sufran los usuarios

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez

Preferible que sufran los usuarios

guillermo robles columna

 Un problema compartido entre todos los coahuilenses y hasta ahora no se le ha podido encontrar una solución es sin lugar a dudas el transporte público urbano y no se diga aquellos destinados a las zonas rurales.

Pero sería injusto decir, que es un problema exclusivamente de nuestra entidad. Lo justo es decir más que la verdad; siendo una situación inaceptable por todos los usuarios a este servicio público que el sentir de la gente es generalizado en toda la república mexicana.

Las querellas se han hecho escuchar por años al inicio, durante y al final de cada administración municipal. Los grandes abusos de este pulpo camionero, cuyos socios se hacen llamar concesionarios porque no les pertenecen esas licencias públicas sino son “prestadas”, solo han beneficiado a un solo sector de la población, es decir, a los dueños de los camiones.

Cada vez deja de ser un secreto para la sociedad que estos concesionarios quienes tanto “chillan”, al inicio de cada año para poder hacer aumentos al transporte, y ahora con los incrementos de los combustibles sus argumentos siempre son de mucha carencia y muy apenas ganan para mantener las unidades.

Pero, por otra parte, gracias al dinero de los usuarios se dan una vida llena de ostentosidad quienes muchos de ellos cuentan con ranchos, departamentos, casa que rentan, y sobre todo buenos vehículos.

 Pero cuando de invertir se trata, las lágrimas de cocodrilo es lo primero que brota, y siempre jugando el papel de las víctimas, siendo muy afectados por la mala situación económica del país.

 No siendo suficiente con sus lloriqueos hacen sus berrinches con sus marchas, escándalos públicos, bloqueos y todo lo que sea necesario para salirse con la suya afectando no solamente a muchos conductores particulares sino a quienes hacen uso del servicio.

Cuando a los jerarcas de este eterno monopolio se les plantea un programa integral para modernizar las unidades y sin saber todavía en qué consisten. La actuación inmediata de los concesionarios siempre es negativa, manifestándose que no tenían recursos para entrarle al proyecto de la modernización.

Los municipios del país tienen todo el poder y facultades legales para poder cancelar una concesión, sin embargo, nadie se quiere aventar ese torito por el temor de que después tenga una repercusión en su imagen política.

En pocas palabras tanto autoridades municipales, así como concesionarios prefieren condenar a los usuarios de las deficiencias de sus unidades poniendo en peligro la vida de los ciudadanos en las fallas mecánicas que ocasiona accidentes de funestas consecuencias, cuando que son precisamente sus choferes, identificados por su irresponsabilidad de cafres y sicópatas que muchas de las  veces utilizan éstos vehículos como instrumentos de venganza contra algún enemigo echándoles la unidad encima.

Conductores que lamentablemente están resentidos con la sociedad porque la mayoría de ellos tienen antecedes penales, y siendo el único trabajo en el que son bien aceptados porque en las empresas no quieren contratarlos por haber tenido un problema con la ley. Al menos esta es la situación de más de la mitad de todos ellos a nivel nacional. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) www.intersip.org