Saturday, 8/5/2021 | 5:07 UTC-5
InterSIP Noticias

¿Se cansó el ganso? o, ¿Se hace el ganso?

¿Se cansó el ganso? o, ¿Se hace el ganso?

            OPINIÓN

            Por Guillermo Robles Ramírez

            ¿Se cansó el ganso? o, ¿Se hace el ganso?

GuillermoRobles perfil columna

            Desde que inició su gobierno el caudillo López Obrador; pero principalmente en que hizo a los mexicanos una serie de promesas y compromisos entre ellas; una fundamental fue que “…con mano de fierro…” combatiría la inseguridad y la corrupción.

            Hasta ahora no se vislumbran señales de que, si bien no se ha logrado detener esa percepción, tampoco ha bajado; ya que está pasando todo lo contrario al incrementarse y surgir con mucha fuerza en entidades que no tenían ese problema.

            ¿Se le estará cansando el ganso al Presidente Andrés López Obrador?, refiriéndonos a su frase más concurrente cuando se dirige en sus “mañaneras” y a conglomerados, para después rematar con su discurso haciendo un compromiso o promesa, diciendo “me canso ganso”.

            El combate al “huachicoleo” o sea el robo de combustible dejó de ser instrumento principal de don Andrés Manuel, en sustitución para llamar la atención de los ciudadanos y cambiando de estrategia al hacer referencia ahora de que en este flagelo están involucrados altos funcionarios de Petróleos Mexicanos y que el saqueo del llamado “oro negro” o sea el petróleo se hace desde las plantas de las refinerías.

            El asesinato de políticos ha “arreciado” particularmente en los Estados de Michoacán, Oaxaca, Chiapas, siendo la segunda Entidad mencionada en donde han matado más alcaldes, ex alcaldes, regidores y diputados y aunque en menor cantidad, también los grupos delincuenciales han quitado la vida a políticos de Morelos, Chihuahua, Veracruz, Puebla y Jalisco, con un homicidio cada vez más en esos lugares.

            Podríamos redactar muchas “cuartillas” u hojas de máquina para relatar la gravedad del alto índice que ha tenido de diciembre del 2018 al presente año y no nos daríamos abasto.

            Por cuanto hace a la corrupción, éstos siguen estando a la orden del día por personas que trabajan en distintos niveles en dependencias federales. Ahí tenemos el video escándalo de su hermano Pío López Obrador, recibiendo dinero de manos de David León, operador político del exgobernador de Chiapas, Manuel Velasco y que por cierto la Auditoria Superior de la Federación le perdonó el desvío de más de 685 millones de pesos. Y solo como un paréntesis sobre lo anterior estoy seguro que cualquier ciudadano mortal que hubiera sido captado en video con los fajos de billetes estaría siendo investigado hasta por el SAT, para comprobar la procedencia del dinero, es decir, que no pertenezca del crimen organizado o bien que no sea lavado de dinero ya que por disposición oficial los bancos están obligados a reportar hacienda movimientos o transferencias por arriba de los 100 mil pesos y obligando al cuentahabiente a presentarse a la institución bancaria para hacer una aclaración sobre ello.

            El contrato del año 2020 del gobierno de López Obrador por más de 93 millones de dólares a una empresa que desde hace dos décadas ha sido acusado de fraudes por incumplimientos al Instituto Mexicano del Seguro Social, en la venta de los ventiladores pulmonares. En ese mismo año el negocio de Bartlett (hijo) con la misma institución de salud gubernamental para la compra de ventiladores, con un sobre precio.

            Y es mejor que me detenga aquí, porque me va suceder lo mismo con el tema de la inseguridad en donde podría continuar escribiendo cuartillas enteras de la corrupción dentro de la Cuarta Transformación y fuera de ella pero que pertenece al gobierno del caudillo López Obrador.

            Hay que recalcar que cuando la Auditoría Superior de la Federación, cuando perdona a los amigos de la 4T con señalamientos de omisiones, a sus enemigos del caudillo Obrador los ataca cuando encuentran los faltantes o robos de fondos públicos, las califica y menciona como “irregularidades” que no son otra cosa que “saqueos” indebidos e improcedentes.

            También existen fuertes cuestionamientos que le han hecho organismos ciudadanos respecto a que esos desfalcos o raterías de los amigos del caudillo presidencial en la que deben y tienen que denunciarse judicialmente, por otro lado mismos organismos asevera que hay más de mil denuncias hechas por esos faltantes o fraudes hechos en los últimos años, es decir, en la actual Administración federal,  pero hasta ahora las denuncias se conservan intactas, es decir que no se ha hecho nada, o en pocas palabras el Ejecutivo se le “cansó el ganso” o  “se hace el ganso”. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México) www.intersip.org