Monday, 26/7/2021 | 19:59 UTC-5
InterSIP Noticias

CUIDADO, NIÑOS PREPARAN GOLPE DE ESTADO

CUIDADO, NIÑOS PREPARAN GOLPE DE ESTADO

CUIDADO, NIÑOS PREPARAN GOLPE DE ESTADO

Por:  / LatitudMegalópolis

WhatsApp Image 2021-06-28 at 2.05.23 PM

Que los niños sean quienes dominarán al mundo en el futuro, no hay duda. Hoy lo dominan quienes antes fueron niños, es una regla general.

Que bueno que la inteligencia mexicana ha detectado que los niños con cáncer en México quieren dar un golpe de estado en contra de nuestro gobierno.

Así lo ha reconocido el subsecretario López Gatell, cuando denuncia de movilizaciones de los padres de estos menores quienes demandan medicamentos que se han dejado de surtir, bajo argumentos no comprobados de corrupción, pero que en lo que va de esta administración ha dejado un saldo según cifras oficiales que se manejan de unos 1,600 niños que han muerto por falta de medicamentos.Esta declaración de inmediato se subió a las redes sociales causando evidentemente indignaciones ante unas declaraciones mezquinas, con nula sensibilidad, donde los padres salen a las calles a manifestarse y pedir que cese el desabasto de medicamentos y haya algo de empatía ante esta desgracia que viven familias que no pueden cubrir los altísimos costos de los tratamientos oncológicos.

Protestas que se han dado frente a Palacio Nacional o en las inmediaciones del aeropuerto en la Ciudad de México, y que lejos de molestar a la mayoría de quienes quieren viajar, vemos acciones de empatía y solidaridad.

Los padres no solo se han manifestado en las calles, hay diversos amparos para exigir el cumplimiento del derecho a la salud de niños con cáncer que se han presentado en Guerrero, Veracruz, Zacatecas, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Estado de México, la CDMX, Puebla, en fin, en prácticamente todo el país.

La demanda es clara, no hay vincristina, metrotexate, asaraginasa, ácido folónico y daunorrubicina, medicamentos que son necesarios para evitar recaídas e incluso la pérdida de la vida de estos chicos.

En estas acciones no hay intentos de sabotajes ni manipulaciones en torno a los padres, ni de los menores. Se había construido en el pasado, un sistema de salud, que no era como el de Dinamarca, pero si había empatía a través de estrategias y líneas de acción donde no faltaba la atención para este tipo de enfermedad no transmisible.

El cáncer infantil en México, no es un problema político, es un tema de salud pública que se ha convertido en la principal causa de muerte por enfermedad entre los 5 y 14 años de edad y es un factor negativo para la salud emocional y la dinámica familiar.

El cáncer infantil, no solo mata a los niños, destroza a familias enteras, no hay nada más doloroso que la muerte de un hijo y uno como padre o madre, están dispuestos a hacer cualquier cosa para evitar que esto ocurra.

La muerte de los menores puede evitarse, con atención adecuada y tratamientos a tiempo. En los países desarrollados hay índices de un 80% de pacientes que se pueden curar, cuando son atendidos con todas las de la ley.

En el pasado existió el Programa de Acción Específico Cáncer en la Infancia y Adolescencia que estaba alineado al Plan Nacional de Desarrollo y al Programa Sectorial de Salud, todo eso borrado de un plumazo por tintes neoliberales y señalamientos de corrupción, que como la mayoría de las acusaciones desde el poder, no hubo comprobaciones, lo único real es que los niños van muriendo sin que nadie haga nada por evitarlo.

Recuerdo hace algunos años haber visto un documental sobre un safari en África donde un león se disponía a atacar a una madre que sostenía a su pequeño hijo en brazos, ella para defenderlo emitió unos gritos tan altos hacia la fiera, que esta terminó por retirarse, así de grande puede ser lo que podemos hacer por cuidar y proteger a nuestros hijos.

Giovanni Papini, ese célebre escritor florenciano que nos dejó obras como Gog o El libro negro, escribió un cuento llamado La rebelión de los niños, donde habla de un niño que le cuenta a un hombre sobre una revolución que están planeando los niños en busca de libertad de educación e ideas, hasta que aparece su mamá y sale corriendo hacia ella para seguir jugando y abrazándola inocentemente.

A lo mejor este cuento se lo pasaron a nuestro flamante médico merecedor de premios y reconocimientos por su lucha en contra de la pandemia y por haber detectado que los niños con cáncer planean un golpe de estado.

Nada de eso, los padres saben que el cáncer si es detectado y atendido, puede salvar la vida de muchos menores. Los padres lo único que quieren es ver la sonrisa de sus hijos y poder seguir abrazándolos por mucho tiempo.

bobcontreras1@gmail.com