Saturday, 16/10/2021 | 15:07 UTC-5
InterSIP Noticias

¿Cómplices los taxistas?

¿Cómplices los taxistas?

Post by relatedRelated post

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

¿Cómplices los taxistas?

GuillermoRobles perfil columna

 

Tanta culpa tiene el que mata la vaca como el que le ata la pata, es lo que reza conocido refrán y que lo antepongo a la complicidad que existe entre varios taxistas en infinidad de latrocinios que se realizan en los distintos municipios de Coahuila.

Ignoro las razones, respecto a que en general aquellos conductores de autos de alquiler que se prestan para trasladar a los malandros al lugar donde van a delinquir, como prestarse a la fuga de los delincuentes, normalmente que no tiene que ser así de fácil de normal, cuando la policía logra la captura de los rateros, los taxistas la libran, es decir, no son detenidos como cómplices que fueron y en poco tiempo están listos para seguir siendo participe de actos delictivos y seguir g gozando de la protección y beneficencia de algunos elementos policiacos.

Esto es el cuento de nunca acabar, por desgracia y no precisamente de los policías quienes los aprehenden, sino de ellos mismos que por algo se convierten en sus protectores, posiblemente porque compran silencio e impunidad, lo que no es conveniente porque de nada sirve que las autoridades del orden público hagan esfuerzos por bajar a los índices de delincuencia, cuando tienen en sus corporaciones a malos servidores públicos que venden impunidad no solo a rateros, sino a los taxistas sus cómplices, pues no puede llamárseles de otra manera cuando son partícipes de hurtos u otras actividades delictivas.

Esos cómplices me refiero a los taxistas por desgracia por la fama que han hecho, reciben en muchos de los casos, la incorrecta e improcedente intervención de su sindicato u organización que gracias a las influencias y relaciones que logran con los mandos policiacos, no hay empacho de parte de los genízaros para liberarlos pese a que con pleno conocimiento y sin dudar en su participación en el latrocinio, se encargan de ocultar el traslado o movilización de los rateros.

Cuántas veces sucede que un taxista y por los diversos rumbos de cada ciudad, lleva a un “pasajero” portando un lavabo, sanitario, puertas, llaves u otros objetos que fueron delinquidos de alguna vivienda habitada o sola y el taxista “ingenua” o impunemente lo traslada al domicilio del ratero e inclusive hay ocasiones en que lo llevó a la colonia, fraccionamiento o sector de donde obtuvo el producto del hurto, callando el silencio de este mal trabajador del volante, pagando lo doble de la “dejada” o el viaje redondo, es decir, de ida y vuelta y todos contentos y felices porque salió el “chivo” de los dos, del delincuente y el del taxista.

Estoy de acuerdo que en esta vida y como en la viña del señor, no todos los taxistas son partícipes directos de robos en despoblado y en lugares habitados y poblados, pero como bien se dice, crea fama y échate a dormir y cuando el argumento es de que es solo mala fama, yo les contestaría, estoy de acuerdo, pero es fama muy bien ganada por el silencio que ellos mismos guardan pese a ser testigos de ilícitos cometidos y de los que son testigos y no denuncian, por lo que en automático están atando o sujetando la pata de la vaca que el otro va a matar y en cuya acción tanta responsabilidad tiene uno como el otro.

 

Cuántas veces ha aparecido en las noticias de actos de robo en donde participan hasta cuatro individuos cometiendo robo en comercios, y huyen en un taxi.  Pero cuando son detenido ya sea por suerte o destino por policías locales y son procesados siempre falta uno de ellos siendo casualmente el taxista.

El taxista, bien gracias, pues no dan cuenta de su destino o recaudado, por lo que es por darse como hecho, que simple y sencillamente se le “condona” su acción, con un simple “pélate y cuídate, porque a la próxima si te llevamos a la chirona” o sea a la cárcel.

Pasa el tiempo e igual el susto del taxista afortunado y protegido por la poli, listo para una vez que le bajen las neuronas, seguir siendo un vil y sinvergüenza cómplice gracias a la impunidad policiaca. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México) www.intersip.org