Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

Toda una maraña

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

 

Toda una maraña

 

Son cada vez más graves y fuertes los delitos cometidos en Coahuila, por los menores de edad. Aunque de igual manera es cada vez más grave, juzgar a un menor, pues las marañas de nuestras leyes, códigos penales y civiles y la constitución, están tan enredadas y como todas contienen una serie de vacíos que ayudan y facilitan la libertad de los menores delincuentes, pues la situación se agrava.

Mientras que el código penal de Coahuila establece claramente que, en delitos comunes, se aplica la Ley del Sistema Integral de Justicia para Adolescentes del Estado de Coahuila de Zaragoza, en su Capítulo Primero Disposiciones Generales, en su Artículo 2; dice textualmente, “ámbito de aplicación según los sujetos. Esta ley es aplicable a las personas mayores de doce y menores de dieciocho años de edad, a quienes se atribuya una conducta tipificada como delito por las leyes penales, así como a las víctimas u ofendidos para efectos de su intervención en el proceso y la salvaguarda de sus derechos. También se aplicará a quienes durante el proceso cumplan la mayoría de edad y a quienes hubieren cometido la conducta tipificada como delito cuando tenían la edad señalada en el párrafo anterior”.

Lo anterior se interpreta que cuando los infractores a delitos graves contemplados dentro del Código Penal que merecen cárcel, no podrán ser procesados, ni sentenciados como adultos, sino que todo aquel menor de edad entre 12 y 17 años de edad se les da orientación, protección y tratamiento para garantizar la reinserción a la sociedad del menor de edad sin privarles la libertad; a diferencia de la ley penal de los adultos en donde deben cumplir una condena.

Por otro lado, la Carta Magna de este país, echa por tierra todo proceso penal como adulto se le siga a jóvenes mayores de los 17 años, pues ésta establece que la mayoría de edad se fija de los 18 años hacia arriba.

Dependiendo del abogado a quien se consulte, se interpreta lo referente al código penal de Coahuila sobre el concepto de mayoría de edad en casos de delitos del fuero común e igual ocurre cuando los abogados interpretan lo contenido en la Constitución. Total, que es difícil que un abogado y otro coincidan en los conceptos.

Lo que también resulta grave, es que muy a pesar de toda esta maraña en nuestras leyes, códigos y constitución nadie presenta una iniciativa de ley que establezca y fije con claridad y precisión cuál es la edad de un menor para ser sujeto a proceso penal por los ilícitos que cometa.

En los actuales tiempos nos encontramos con jóvenes menores entre los 12 y 18 años de edad que piensan como de 30, y actúan igual, pero lo peor, es que cometen delitos como si fueran de más de 30 años de edad. Y es más lamentable que esos menores convertidos en delincuentes de potencia, sabedores de que por ser menores de edad pueden cometer delitos graves de adulto, sin que se les procese como mayores de edad.

Constantemente los medios de comunicación nos informan de menores involucrados en secuestros, en tráfico de drogas, extorciones, sicarios, en robos a bancos, en asaltos en despoblados, en sanguinarios crímenes y en otros delitos más, independientemente de que muchos de ellos le entran duro y macizo a la mariguana y cocaína porque saben que a lo más que llegan las autoridades, si es que los procesan; es mandarlos a un centro tutelar para menores.

Todas estas circunstancias desalientan y desmoralizan a nuestros policías, pues se han presentado muchos casos en que el delincuente siendo menor de 18 años, escasamente y por un rato, pisan las cárceles, pues es puesto en libertad o lo peor que puede pasar es llevarlo a un centro tutelar para menores que con el más sencillo brinco de barda está en plena vía pública para seguir libre cometiendo más delitos.

Nuestros diputados y senadores coahuilenses, y los del resto del país, tienen muchas cosas que hacer en cuestiones legislativas, solo que el problema es que no quieren trabajar. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México) www.intersip.org