Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Guillermo Robles

Las y los huérfanos

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Las y los huérfanos

Hay políticos que no tienen memoria o son huérfanos, al no tener madre, pues hacen sus triquiñuelas, sus raterías y abusos en los cargos y puestos que llegan a ocupar y quieren o al menos pretenden, seguir pegados a la ubre gubernamental aspirante a más puestos públicos.

Tal es el caso de algunas y algunos políticos, que han tenido cargos públicos que se están postulando para las alcaldías municipales de Coahuila, para este próximo 2 de junio, y lo mismo para diputados federales. En estas listas se encuentran muchas y muchos de ellos que al igual que el Alka-Seltzer, les gusta repetir aunque hayan hecho un desempeño gris, sino obscuro, además de las raterías cometidas motivos por las que fueron auditados por presuntos señalamientos pero como siempre sucede no logran comprobarse el desvío de recursos, aunque mágicamente la prosperidad económica de éstas y éstos funcionarios públicos terminan siendo empresarias y empresarios exitosos o algunos miembros de sus familias.

La absolución que les puede dar la Auditoria Superior del Estado de Coahuila, a estos funcionarios públicos que durante su gestión de trabajo se les estuvo señalando favoritismos al otorgarles contratos millonarios, a empresas que nacieron de la noche a la mañana, o algunas que llevaban años en quiebra pero casualmente existe alguna relación familiar pero al final no se logra concretar fincar un delito, aunque a la vista de muchos coahuilenses de quienes sí lo vivieron de alguna manera directa o indirecta, son los únicos que saben la verdad. Sin embargo, esos políticos huérfanos o desmemoriados, solo están enfermos de poder, ya que ni con todo el dinero que se han robado no les satisface nada.

No hay político que se defienda argumentando que tienen documentos que avalan y protegen la salida de esos millones de pesos, aunque siempre exista en la mente de muchos coahuilenses que se trata de documentos falsificados o simulación de gastos, terminando como verdaderos “Elefantes Blancos”.

Si ustedes lectores me preguntan que mencione los nombres de esas y esos, políticos a quienes me refiero; solo tengo que decirles que no hace falta porque ustedes ya los conocen. Solo es cuestión de hacer memoria a todas esas publicaciones de medios de comunicación que los han denunciado, así como aquellos reportajes realizados sobre verdaderos “Elefantes Blancos”, que difícilmente se les puede comprobar el desvío, de manera legal. No obstante significa que por ello no exista esa ratería, ya que se les acusa de posible robo o desvío, más no de ser pendejos, porque hasta para eso son inteligentes para hacerlo bien.

Al igual que muchos coahuilenses consideran que a esas funcionarias y funcionarios públicos que roban a despoblado, son igual que la “caca”, porque tarde o temprano las mentiras salen a flote.

Pero el peor de los delitos no es lo que se llevan, sino son la misma ciudadanía quienes los pusieron frente al poder, por medio de su voto, pero en lugar de quejarse o decir, “yo ya lo sabía”; es momento de corregirlo ejerciendo su derecho de voto para no votar por aquellos políticos que han sido señalados durante su gestión pública, y que no haya sido posible demostrarlo, porque como dice el dicho popular: Cuando el río suena, piedras trae.

Así que ya lo sabe, si busca justicia para esos políticos que no se les ha podido demostrar nada, simplemente tome la sabia decisión de no votar por ellos y buscar una nueva alternativa porque el abstencionismo ciudadano en el voto, en lugar de castigar solo premia a los que no se lo merecen. Y si no, cómo se explica que ganó como Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; es decir, no fue la mayoría de los mexicanos, sino el abstencionismo el que lo llevó al triunfo. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018, finalista en Excelencia Periodística 2018 representando a México, Presea Trayectoria Humberto Gaona Silva) www.intersip.org