Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

33 años y nada

Se cumplieron cinco sexenios y medio o sean 33 años de esfuerzos y buenas intenciones gubernamentales para lograr que Saltillo, la capital coahuilense, tenga vuelos directos a los Estados Unidos, para que las múltiples empresas extranjeras instaladas en la Región Sureste, dispongan de un enlace con el vecino país del Norte, preferentemente con San Antonio, Houston y, últimamente Dallas, Texas, en especial las dos últimas ciudades mencionadas donde se concentra la mayor parte de las conexiones a Europa, Asia y otros continentes del Mundo.

Mi Columna

33 años y nada

Por Carlos Robles Nava

Se cumplieron cinco sexenios y medio o sean 33 años de esfuerzos y buenas intenciones gubernamentales para lograr que Saltillo, la capital coahuilense, tenga vuelos directos a los Estados Unidos, para que las múltiples empresas extranjeras instaladas en la Región Sureste, dispongan de un enlace con el vecino país del Norte, preferentemente con San Antonio, Houston y, últimamente Dallas, Texas, en especial las dos últimas ciudades mencionadas donde se concentra la mayor parte de las conexiones a Europa, Asia y otros continentes del Mundo.

En los últimos 33 años, los vuelos internacionales se han estado llevando a cabo por unos cuantos años, pero sin concretarse uno solo, ya que al final de cuentas fracasan y abandonan la plaza las diferentes empresas aeronáuticas comerciales americanas participantes.

Las razones y motivos, sobran predominando la falta de clientes e igual que el alto costo de las tarifas, como es el último fracaso que se tuvo con la línea United Airlines, que según comentarios, eran demasiado elevadas e inclusive se llegó a decir que un vuelo de ida y vuelta a Dallas, en la citada línea aérea, casi costaba a la par con un vuelo a Europa, vaya usted a saber si era verdad o mentira, pero son versiones que se soltaron.

Oficialmente, al menos por lo publicado, la aerolínea United Airlines, propuso al Estado un convenio en donde por escrito se le garantizara cierta cantidad de pasajeros diariamente y sino se cumplía con el volumen establecido, el gobierno estatal cubriría de su peculio los pasajes faltantes.

Esto fue rechazado por la esfera oficial, ante las circunstancias de que se tienen otras prioridades y necesidades y  aunque el gobierno estatal actual está interesado en que el Sureste tenga ese servicio, se acordó por ahora no hacer compromisos económicos.

Cosa similar respecto a los fallidos vuelos Saltillo–Estados Unidos,  se tuvieron en el pasado para conseguir un vuelo directo Saltillo-México y cuyo primer esfuerzo o intentona seria se hizo en la administración de José de las Fuentes Rodríguez, que cubrió el sexenio de 1981-87 firmándose un convenio con Aeroméxico para contar con el vuelo nacional tan deseado y de esa manera la gente del Sureste no tuviera que irse al aeropuerto “Mariano Escobedo”, en el municipio del mismo nombre del Estado de Nuevo, aunque es más conocido como el aeropuerto de Monterrey.

Se convino en ese entonces que el gobierno del estado pagara el 50 por ciento de las plazas disponibles, disfrutando de esto algunos funcionarios del entonces gabinetes de De las Fuentes.

Para aparentar que sí había demanda, el sector oficial de entonces aprovechaba los boletos del convenio hasta para ir al cine el fin de semana al Distrito Federal.

Vinieron otros gobiernos estatales y temporalmente se lograba el tan deseado Saltillo-México, sin conseguir consolidar y mantener un vuelo ya no internacional, sino nacional hasta que tras intento e intento se alcanzó contar con esa conexión al Distrito Federal, sin que se dejen de tener quejas por la impuntualidad de los vuelos, pero bien o mal, se ha tenido una mayor estabilidad a nivel nacional.

Por ahora, la Región Sureste se mantiene en ascuas tras el abandono de la plaza de United Arlines, quedando la oportunidad de que alguna otra línea extranjera quiera hacer la intentona.

Llama la atención que Torreón, Coah., con menos empresas extranjeras y también pocas sus necesidades de tener un vuelo con los Estados Unidos, en la Perla de La Laguna, con mayor estabilidad y por años se ha mantenido un vuelo a Dallas, de manera más permanente.

Sin que sea consuelo para los laguneros coahuilenses que tanto se quejan y se lamentan de que nomás en Saltillo sí y en Torreón, no, pueden presumir y alardear que están conectados con nuestros “primos grigos”. Algo es algo, dijo el diablo, ¿no?.(www.intersip.org)