Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Es reto de Chilo y de todos

Sin desconocer los esfuerzos que ha realizado el gobierno Estatal para combatir la delincuencia de todo tipo, no ha sido posible reducir los índices delictivos al grado de que la ciudadanía pueda disfrutar sus calles, paseos y en general sus comunidades con certidumbre, aunque no sería posible como en el pasado porque el crecimiento de las poblaciones no solo de Coahuila y México, sino de todo el Mundo, nos está llevando a situaciones que en épocas pasadas no se vivieron.

Mi Columna

Es reto de Chilo y de todos

Por Carlos Robles Nava

Sin desconocer los esfuerzos que ha realizado el gobierno Estatal para combatir la delincuencia de todo tipo, no ha sido posible reducir los índices delictivos al grado de que la ciudadanía pueda disfrutar sus calles, paseos y en general sus comunidades con certidumbre, aunque no sería posible como en el pasado porque el crecimiento de las poblaciones no solo de Coahuila y México, sino de todo el Mundo, nos está llevando a situaciones que en épocas pasadas no se vivieron.

Se han tenido avances, aunque no lo deseado por la generalidad de la gente como el salir a la calle por la noche y sentirse seguros, porque no puede negarse que continuamos viviendo con el “Jesús en la boca” ni tampoco pueden cerrarse los ojos ante la incertidumbre cada vez que se sale de casa, regresar a ella y encontrarnos con que los “cacos” o sean los infelices rateros, se hayan llevado lo que pudieron al “visitar” nuestro hogar.

Tampoco ya no podemos estar seguros de estar degustando un café o bien desayunando, comiendo o cenando solos o en compañía de familiares o amigos, sin ser sorprendidos por uno o más cuatreros de lo ajeno, bajándonos todo lo que pueden y en ocasiones hasta golpear a sus inocentes víctimas de esa mala costumbre de “trabajar de rateros”.

Vaya, ya ni tan siquiera puede irse a comprar el mandado de la semana o quincena, sin que al regresar al estacionamiento vehicular del súper que se acuda, nos encontremos con que el coche se lo “volaron” los delincuentes, sin que nadie pudiera darse cuenta, pese a contar con un sistema de seguridad, que no son otra cosa que simples vigilantes de bajo nivel, sin arma para protegerse a la hora en que sorprendan a un roba coches.

Estos modestos vigilantes, no tienen la culpa de su innecesaria presencia en las esas tiendas de cadena, ante el regateo de los propietarios al no contratar una vigilancia de verdad para que vigile de verdad, ya no para que se enfrenten de verdad a los sinvergüenzas, por estar en desventaja al no estar armados, pero al menos sirven para “espantar” a los amantes de lo ajeno.

Empero, la pregunta que nos hacemos cuando se dice que es el reto de tal o cual Presidente Municipal, refiriéndonos a nuestra propia Entidad, sin tocar el tema de que la inseguridad es un reto de todos y cada uno de los coahuilenses, por más que remachemos y clamemos seguridad “porque por eso pago mis impuestos”, es de qué manera o cómo debo participar para evitar robos, ya no para el vecino o el peatón que a altas horas de la noche e inclusive a plena luz del sol va por alguna calle de nuestra comunidad y es descaradamente víctima de uno dos malandros, que han tomado como “su trabajo” quitarle lo ajeno al prójimo, sino por seguridad propia del negocio, familia, del coche, etc.

Cuantos coahuilenses contamos con sistema de alarma contra robos domiciliarios; cuantos procuramos asegurar nuestro vehículos; que comerciantes participan y le entra por si solos y no porque lo empujaron las autoridades en asegurar su negocio; cuantos bancos tienen un servicio de vigilancia de verdad; cuantas joyerías lo hacen pese a que se repiten los asaltos en su perjuicio y en fin hay tantas cosas en las que podemos participar, pero no lo hacemos, unos porque les cuesta y aunque tengan con que hacerlo, no lo hacen porque dan por hecho que el pago del predial o el del derecho del alumbrado  u otra aportación municipal, incluye le pongan un policía afuera de su vivienda.

Hace pocos días, algunos medios de comunicación de Saltillo, resaltaron la noticia de que el reto del Alcalde, Isidro López Villarreal, era la policía, refiriéndose a la necesidad de contratar más policías, lo que es cierto, aunque difiero en el título de “es un reto de Isidro”, pues comparto y sostengo el criterio de que es un reto de todos y cada uno de quienes habitamos ésta cada vez creciente y pujante capital del Estado considerando que aportando cualquier granito de ayuda, se aliviana la carga no del Edil, sino la que llevamos encima todos los habitantes al tener una comunidad menos segura.

¿Dónde quedaron los “ciudadanos vigilantes”?, acaso esperan a que vaya el alcalde a organizarlos. Hay infinidad de formas de participar ante este problema, sin gastar un solo cinco, sino simple y sencillamente tomando precauciones y  cuidados al salir del hogar, al dejar asegurado el coche de la familia, enrejar la vivienda y meter sistemas de alarmas en nuestras casas y otras aportaciones m{as que podemos hacer parte de la población.

Dejemos los policías para sectores vulnerables y asumamos el reto dizque del Presidente Municipal, porque es de todos quienes habitamos Saltillo. (www.intersip.org)