Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

Tu finura y la lealtad te distinguen

En la ruleta de la vida, pasan en las nuestras una infinidad de experiencias llenas de sorpresas desde lo magnífico, hasta lo que pudiera ser tu peor pesadilla, pero al final es un proceso por el cual el ser humano tiene que vivir para detenerse, reflexionar y tomar decisiones que pueden hacerte una mejor persona llena de sabiduría o al menos ejemplar para quienes te rodean, pero no siempre es así, ya que hay ocasiones en donde las personas se llegan amargar tanto que pasa todo lo contrario, siendo lo peor, sin aportar nada bueno en la vida.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Tu finura y la lealtad te distinguen

En la ruleta de la vida, pasan en las nuestras una infinidad de experiencias llenas de sorpresas desde lo magnífico, hasta lo que pudiera ser tu peor pesadilla, pero al final es un proceso por el cual el ser humano tiene que vivir para detenerse, reflexionar y tomar decisiones que pueden hacerte una mejor persona llena de sabiduría o al menos ejemplar para quienes te rodean, pero no siempre es así, ya que hay ocasiones en donde las personas se llegan amargar tanto que pasa todo lo contrario, siendo lo peor, sin aportar nada bueno en la vida.

            Cualquier decisión que una persona toma, obviamente tiene una consecuencia en donde pudo haber sido una de las mejores, pero también es válido equivocarse y aprender de ella, más no estar renegando toda la vida, pero sobre todo el ser mal agradecidos primeramente contigo mismo y después hacia los demás.

            Un ejemplo típico de estas diferentes etapas que pasa el hombre sucede en las relaciones interpersonales sobre todo en aquellas en donde existe un matrimonio.

            Cuando son recién casados, todo es bello, armonía y amor, situación en donde existen parejas que logran mantener éstas cualidades y más durante años llegando a la vejez y aportando a nuevas generaciones experiencias llenas de conocimiento y sabiduría de la vida, contagiando entre sus seres queridos enseñanzas positivas.

            Pero qué bonita sería la vida si todo fuera así, porque existen aquellos matrimonios en donde por circunstancias diversas y sin importar los motivos, se ven obligados a tomar una decisión sana que es el separarse, es decir, divorciarse y lamentablemente cuando sucede eso en la mayoría de los casos, tristemente se lastiman mutuamente con ofensas mientras dura el proceso, pero una vez terminado ese proceso, en muchas de las  ocasiones acaban en buenos términos y sin odiarse aunque hay sus excepciones en donde el odio y amargura continúa sin justificación siendo innecesaria la continua ofensa.

            Así como éste mismo ejemplo hay muchos otros más hasta llegar a lo laboral y profesional en donde se conoce a infinidad de personas a las que puedes recordar con mucho gusto y satisfacción, aunque también hay veces que la vida te da sorpresas al ver a gente cambiar o bien, ante una situación inestable saca su verdadero yo interno o como se dice coloquialmente: Enseña o saca el cobre.

            Y como dirían en Colombia, “el aplicando el ya que” hablando de sacar o enseñar el cobre, observo con tristeza cómo un egresado de comunicación tocó las puertas casi para cumplir 20 años atrás, dos días después de haberse graduado en 1994 como licenciado de comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila, entró a las puertas de una agencia de noticias con cobertura en todo el Estado de Coahuila y en donde en aquel joven prometedor profesionista se le dio la oportunidad de laborar como reportero cubriendo una de las giras de Luis Donaldo Colosio Murrieta, quien fuera candidato del PRI a la presidencia de la república en la ciudad de Saltillo, marcando en la vida de éste joven su primera experiencia periodística.

            Así inició Zitamar Arellano Trueba, una nueva odisea en su vida profesional en la que tuvo la oportunidad de aprender de un medio de comunicación que a la fecha ha cumplido 30 años en los medios de comunicación y reconocido como el semillero de periodistas que en la actualidad muchos de ellos laboran en los diferentes medios de la entidad y otros en instituciones de gobierno. Pero el mérito lo tiene cada quien, pues como diría el poeta Antonio Machado, “caminante, no hay camino se hace camino al andar”.

            Pasaron los años ganándose el cariño de todos en donde entre broma y broma le decían “el menonita”, pero sin caer al bullying ya que siempre se le dijo con aprecio. Con el tiempo fue creciendo profesionalmente y afinando su pluma en donde la ética y el enriquecimiento de palabras eran muy notoria  en su manera de escribir sus notas informativas, pero sobre todo aquellos reportajes de investigación.

Durante 14 años no solo creció como periodista, sino también como hombre en donde compartió en la Agencia de Noticias SIP, momentos de felicidad cuando se casó y también aquellas bendiciones cuando nació su primogénito una hermosa nena y a finales del 2007 emigra laboralmente a la dirección de comunicación del Partido Acción Nacional de Coahuila, pero durante ese tiempo continuó una relación ya de amistad ya que de siempre se le consideró a ciertas celebraciones como para posadas navideñas, aunque ya no laborara en la empresa.

Después de un tiempo de silencio, el nombre de Zitamar Arellano Trueba volvió a sonar, pero ya no como periodista, sino como funcionario público para la actual administración municipal saltillense, como director del departamento de Comunicación Social, aunque ya no era el mismo, sino otra persona totalmente diferente ya que en el tiempo que estuvo ahí dicho por él mismo, ningún medio periodístico de Saltillo eran suficientes y su gratitud a la que fue su primera empresa en donde laboró y quien lo terminó de formar profesionalmente y de donde también fue el sustento durante 14 años para su familia, calificó a la agencia como un medio mediocre e insuficiente a su altura al igual que los principales periódicos, no solo locales sino estatales de quienes se mofaba por considerarlos vendidos y con un singular despotismo y altivez trató a la prensa en general de la ciudad capital coahuilense.

Tuvo una renuncia “voluntaria e indigna” en donde casualmente cesaron los golpeteos al alcalde saltillense, Isidro López Villarreal y ahora tocando las puertas una vez más a un medio de comunicación para escribir nuevamente en prensa escrita y no en un blog personal en donde nadie lo leía.

Respetable su opinión porque por eso se le llama libre expresión, sin embargo, va de maneras y modos como se pueden hacer ya que en su último artículo carente de recursos le ganaron las vísceras en donde es notorio un asunto personal en contra del gobernador Rubén Moreira Valdés y su familia, en la que recurre a adjetivos calificativos como todo carente de educación y dirigidas a su persona en la cual se le olvidó que le guste o no es la máxima autoridad en la entidad y que no tuvo el valor civil de despotricar como vil verdulera de frente a Rubén Moreira, mientras tuvo su efímera oportunidad al ser funcionario público en el municipio en donde se convirtió en el Jefe de Prensa más corto de duración y con una salida tan indigna como aceptar después de ser corrido, “ dizque vender sus servicios empresariales”. ¿cuáles?, recibiendo la misma mensualidad que tenía como funcionario del municipio. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org