Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Siempre los jodidos

Los desastres de cualquier tipo, sean naturales o los provocados por los humanos, históricamente se ensañan y recalan en los grupos más vulnerables, en los sectores que menos tienen o sean los pobres, identificados comúnmente como los jodidos.

Mi Columna

Siempre los jodidos

Por Carlos Robles Nava

Los desastres de cualquier tipo, sean naturales o los provocados por los humanos, históricamente se ensañan y recalan en los grupos más vulnerables, en los sectores que menos tienen o sean los pobres, identificados comúnmente como los jodidos.

Será que son los más indefensos, a los que menos atienden sus gobiernos o por ser los que  en la mayoría de los casos son los más dóciles, menos aguerridos o les falta un líder que no abuse de su condición, aunque se ha demostrado que los dirigentes de los grupos que tienen quién los mande, los que logran y obtienen la mejor tajada del pastel.

Esto sucede en todos los países del mundo, nadie tiene la exclusividad o excepción de no ser afectados por las calamidades, infortunios o como se diría por ahí, la mala suerte, pero por tradición los efectos de esos fenómenos siempre le pegan fuerte a los que menos tienen y que los identificamos como los jodidos.

México, entró este 2015 a una crisis económica no vista ni recordada en los últimos 25 a 30 años motivada por la tremenda baja en el precio de petróleo por barril conllevando a que se reduzcan sensiblemente las participaciones federales a Estados y municipios de todo el país.

Es entendible que los gobiernos federal, estatales y municipales, revisen sus estados económicos y no tengan otra única salida más que reducir gastos en la mayoría de los conceptos o renglones que sea posible considerando que sea a los mexicanos más “fregados” o vulnerables económicamente, a las que menos golpee.

Como en otras situaciones adversas se ha comprobado, que es a la gente del campo y a otras comunidades más recónditas y menos protegidas como las del desierto y semi desierto, a las que en esta nueva crisis económica será en donde recalará más en los ya menguados y delgados presupuestos que se habían anunciado para este 2015.

Por ejemplo, en el caso de la Comisión Nacional de Zonas Áridas, que agrupa a pocos más de 20 entidades de las 32 que componen a México, incluyendo al D.F., a fines de diciembre dicha dependencia federal anunció que este 2015 destinaría a las comunidades del desierto y semi desierto, 2,800 millones de pesos, lo que en promedio recibirían en obras y otras acciones aproximadamente 140 millones de pesos por Estado, lo que hubiese sido una vil migaja comparativamente a los requerimientos y necesidades que sufren desde decenas de años las comunidades que habítan no el mero desierto, sino el semi desierto que es el caso de miles de familias de Coahuila.

La novedad o el cambio anunciado por el Director Gral. de CONAZA, el saltillense Abraham Cepeda Izaguirre, es que se reducirá el presupuesto del 2015 en un 60 por ciento a lo anunciado originalmente, por lo que de 2,800 millones de pesos, serán ahora 1,300 que repartido entre un mínimo de 20 Estados, les tocará en promedio 65 millones a cada uno, lo que no solo es infame, sino criminal.

Abraham Cepeda Izaguirre, licenciado en leyes y notario público, metido ahora en cuestiones del desierto y semi desierto, tras dar la mala noticia, dijo que el “presupuesto” se enfocará primordialmente a obras para “cosechar” agua o sea hablando en español a la construcción de represas o estanques para captar agua de lluvia y los campesinos de esas zonas “puedan cosechar” y como dirán los habitantes del semi desierto, ¿con que dinero?, si apenas tienen con la cera de candelilla, lechuguilla e ixtle para mal comer, al menos los que tienen esos productos en sus raquíticas tierras.

El Director de CONAZA agregó que los 1,300 millones de pesos asignados a CONAZA para este fatal y desgraciado 2015, será para realizar acciones que “contribuyan al mejoramiento económico y social de las familias que viven en semi desierto”. ¿Fue burla o declaración periodística?.

La buena noticia que dio don Abraham fue que a Coahuila le tocan de esos 1,300 millones, 200 millones, ya que la asignación va de acuerdo a la cruda situación que tenga cada zona árida, lo que aun así representa una pregunta de ¿ por qué siempre se afecta a los más jodidos”. (www.intersip.org)