Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

Esto también es letra muerta

 Los pueblos que no conocen su historia están irremisiblemente condenados a repetir sus errores, una máxima plenamente demostrada que día tras día, en éste país, agrega una mancha más al tigre.        

    OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Esto también es letra muerta

             Los pueblos que no conocen su historia están irremisiblemente condenados a repetir sus errores, una máxima plenamente demostrada que día tras día, en éste país, agrega una mancha más al tigre.

            Sin cuestionar la eficacia de la norma vigente, que por ello es aplicable y obligación del estado aplicarla, se puede hacer un pequeño recuento de las violaciones más comunes que el mismo estado mexicano a través de la federación, entidad federativa o municipio comete reiteradamente.

            La situación solo ha estimulado la impunidad y, delito e ilegalidad, se mantiene en la  palestra diaria sin que asombre ya a nadie o cuando menos les sonrose las mejillas.

            Muchas de las responsabilidades son, sin duda alguna de los congresos, tanto los locales como los federales donde se genera la norma y donde se ha mantenido sin sanción.

            Donde el profundo desconocimiento de quienes arriba a éste cargo han deteriorado una constitución que era de las más avanzadas, equilibradas y trascendentales de la historia de la humanidad.

            Es de conocimiento general que las normas imperfectas, en nuestro sistema jurídico, son aquellas donde no hay sanción y la más clara es la carta magna donde solo algunos artículos violados son sancionados.

            Es mandato constitucional de los funcionarios públicos, sean federales, estatales o municipales, cumplir y hacer cumplir la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen pero sobre todo es facultad  normada en el Artículo 105 de la acciones de inconstitucionalidad que tengan por objeto plantear la posible contradicción entre una norma de carácter general y la Constitución por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Procurador General de la República que fingen demencia, se hacen de la vista gorda o aluden el escaso presupuesto asignado para no hacer nada al respecto.

            No son muy diferentes las cosas en los ámbitos de las entidades donde las constituciones locales sufren de los mismos síntomas de la muerte por inacción.

            Muchas son las quejas por parte de las autoridades en relación con la no eficacia de la norma constitucional, muchos los llamados a hacer una nueva.

           Miles los intereses por llevarla hacia uno u otro extremo, pero hasta hoy la norma no ha sido derogada, adicionada o abrogada, por ello es y debe ser aplicable sin que medio pretexto alguno, su pena de mantener un estado de derecho de a mentiras, como el que hoy se da, y los actos de un gobierno que acusan su enorme debilidad y su inaceptación.

           Con un estado mexicano en crisis y dividido más que nunca es urgente empezar a enderezar el camino o como lo afirma la máxima a cometer los mismos errores.

            En este contexto de país que se debate  entre la falta de recursos y las soluciones a medias sobresale una farsa que es de diario, todo mundo sabe que hay cientos de colegios a lo largo y ancho del país donde son religiosos y religiosas, hoy ya no solo católicas que administran, dirigen e imparten clases en aulas donde primero hay que rezar y que luego hay que dar gracias a su dios.

            Con esto no se mal interprete que se tiene algún conflicto en contra de ellas sino solo y simplemente porque, en el Artículo 3, garantizada por el Artículo 24 la libertad de creencias, dicha educación será laica y, por tanto, se mantendrá por completo ajena cualquier doctrina religiosa.

            Para poder llevar a los congresos leyes privativas y protectoras de las mujeres es necesario que sean distintas y por ende entonces lo que la constitución dice al respecto.

            En su Artículo 4, el varón y la mujer son iguales ante la ley. Esta protegerá la organización y el desarrollo de la familia.

            Es letra muerta, pero sobre todo hoy que en aras de ser un estado de avanzada y el segundo apenas de los 32 del país que promulga la ley de convivencia la familia, ahora no la punalúa o la andrógina sino la de sujetos del mismo sexo, donde las cofradías de la mano caída han avanzado hasta extremos de hacer que salga una norma en su favor.

            Es de conocimiento público los despidos, “congelados” y retiros voluntarios de los medios de comunicación de distintos comunicadores, donde los gobiernos llámese federales, estatales o municipales mediante la amenaza de ya no tengo más presupuesto para parte la publicidad hacen que a equis, ye o zeta periodista deje su empleo, por haber golpeado, a veces solo con el pétalo de una rosa al mandatario en turno, por ello hoy día también el Artículo 6 en donde dice que las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público, este es letra muerta porque para el manifiesto de la misma  idea  es sin molestias es mejor en tu casa.

             Aunque para todo hay amparos nadie quiere perder su tiempo recurriendo a uno que tampoco resolverá nada, las cosas siguen como hasta hoy…todos apegados a la negativa ficticia.

             Cada  que se pone un retén o puesto de revisión de alguna autoridad no falta quién se acuerde del apuntado en hielo el Artículo 11 en donde todo hombre tiene derecho para entrar en la República, salir de ella, viajar por su territorio y mudar de residencia, sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte, salvo conducto u otros requisitos semejantes.

             Es obvio que nadie hace caso cada vez que algún grupo de seguridad pública local, federal o estatal realiza sus actividades sin oficio de comisión, cosa del diario y común pero sobre todo los fines de semana en los famosos operativos anti alcohol.

            En este país donde nunca pasa nada no se pretende agotar en una columna lo que ya muchos juristas saben, conocen y se abstienen de opinar y solo por poner los puntos sobre la hiel y reiterar ésto también es…Letra muerta. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org