Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Aunque pataleen

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ha fijado claramente su posición en relación a los miles y hasta millones de vehículos que introducidos ilegalmente al país, circulan por todas las comunidades del país, protegidas por las mal llamadas organizaciones protectoras del patrimonio familiar y que con el tiempo, más que protección, han esquilmado a una gran cantidad de incautos mexicanos al venderles calcomanías e imitaciones de placas dizque para que se protejan de los decomisos o requisas de la unidad motriz que traen en posesión.

Mi Columna

Aunque pataleen

Por Carlos Robles Nava

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ha fijado claramente su posición en relación a los miles y hasta millones de vehículos que introducidos ilegalmente al país, circulan por todas las comunidades del país, protegidas por las mal llamadas organizaciones protectoras del patrimonio familiar y que con el tiempo, más que protección, han esquilmado a una gran cantidad de incautos mexicanos al venderles calcomanías e imitaciones de placas dizque para que se protejan de los decomisos o requisas de la unidad motriz que traen en posesión.

Se calcula que en los últimos 10 a 15 años, ruedan sobre las calles y carreteras de la República, más de 7 millones de unidades motrices conocidas como “chocolates” ilegales o “chuecos”, haciéndolo en la mayoría de las Entidades con plena impunidad y protección de sus autoridades que se resisten hacer su tarea o sea a cumplir con la legalidad, renglón en el que por seguridad de todos los coahuilenses viene trabajando el gobierno de Rubén Moreira Valdés, pese a que ello ha causado protestas y marchas callejeras, que no han doblegado al mandatario para seguir con el programa de un alto a la presencia de vehículos contrabandeados, lo que significa un revés para la cada vez mayor e importante desarrollo de la industria automotriz en Coahuila.

A mediados de febrero pasado de este año, Silvia González Rosas, Administradora Local de Servicio de Administración Tributaria, SAT, en Torreón, dio tremendo zarpazo a quienes han hecho negocio sorprendiendo y engañando a sus compradores y poseedores de vehículos introducidos a México sin pago de impuestos federales.

La funcionaria de Hacienda o SAT, informó que las placas o calcomanías entregadas o vendidas por ciertas organizaciones o agrupaciones integradas por poseedores de vehículos “chocolates”, no amparan su legal estancia y circulación en México.

Aseguro: “Nosotros el SAT nos hemos pronunciando de siempre porque las placas o calcomanías de esas organizaciones no amparan la legal estancia de esas unidades, por lo que cualquier agente de Comercio Exterior en una revisión les va a pedir el pedimento de importación, así como los documentos donde acrediten que la unidad motriz está legalmente internada en el país, más alla de la placa que es un tema de circulación del vehículo”.

Explicó Silvia González Rosas, que el SAT no tiene un programa de legalización como tal en la Comarca Lagunera, por lo que los retenes y operativos son permanentes.

Instó a los dueños de los ilegales o “chuecos” a regularizar su situación para evitar la retención de sus unidades cuya acción conlleva a las sanciones establecidas por conducir un vehículo que no está importado legalmente en el país.

Igualmente dejó claramente advertido que las organizaciones “protectoras del patrimonio familiar” no cuentan con respaldo legal alguno para la importación y plaqueo de automóviles y tampoco cuentan con un aval para su libre circulación.

Más claro que el agua, imposible y si bien es cierto que ha sido hasta los últimos meses del 2014 y primeros del presente año en que las autoridades de Hacienda han sido más abiertos y transparentes para precisar la situación de los “ilegales” o “chocolates”, la ley es la ley y no hay para donde voltear o caminar, sino simplemente hacerse las cosas legales.

Por tanto, los incautos y “clientes” de los líderes y gandallas de quienes se dejaron engañar que con una “plaquita” imitación de las láminas oficiales y, además, una calcomanía con las siglas o nombre completo de la organización que se las vendió, pueden circular libremente y evadiendo el delito cometido por el contrabando incurrido, ya están advertidos de que por ahora no habrá nacionalización vehicular ni tampoco se suspenderán los operativos o retenes para la requisa o decomiso de los vehículos contrabandeados, sea su poseedor rico o pobre y aunque pataleen. (www.intersip.org)