Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Carlos Robles

Es ingenuo o dejado

Para no pocos saltillenses, resultan infantiles e ingenuas, además de burdas e irresponsables las declaraciones de la Dirección Municipal de Servicios Concesionados, que señala este año ha habido un considerable descenso en las solicitudes de derechos para tener un estacionamiento vehicular en las afueras de la casa o del negocio, según sea el caso.

Mi Columna

Es ingenuo o dejado

Por Carlos Robles Nava

Para no pocos saltillenses, resultan infantiles e ingenuas, además de burdas e irresponsables las declaraciones de la Dirección Municipal de Servicios Concesionados, que señala este año ha habido un considerable descenso en las solicitudes de derechos para tener un estacionamiento vehicular en las afueras de la casa o del negocio, según sea el caso.

Pedro Delgado Álvarez, titular de Servicios Concesionados de Saltillo, dice que de acuerdo a su muy reducido criterio, la caída de ingresos y permisos oficiales para exclusivos vehiculares se ha desplomado por el costo y aclara que en los años 2014 y 2015 se han concedido menos permisos, pero el ingreso no ha bajado, en comparación a la administración pasada.

Otra incongruencia de quien cobra como jefe de Servicios Concesionados es que en el primer semestre de este 2015, se ha sancionado económicamente a 35 personas y comerciantes que indebidamente “separan” con palos, escobas, sillas viejas, etc., un exclusivo en las afueras de sus respectivos domicilios, recalcando que esto “gracias a la supervisión que por la ciudad realizan sus inspectores que diariamente salen a recorren colonias y demás sectores de la capital saltillense para cumplir con su obligación”.

Es de sorprender y llamar la atención la simpleza de Pedro Delgado Álvarez, al dar su muy personal justificación de “no importa que se den actualmente menos permisos, al fin y al cabo los ingresos no han bajado”, lo que resulta una total deshonestidad y fraude a la confianza que le confirieron para ocupar el cargo de Servicios Concesionados, exhibiéndolo como un simple cobra nómina y un funcionario “pelele” cuando la ciudad, desde las colonias más retiradas y de menor extracción social y hasta las más encumbradas gozan de un cómodo y gratuito estacionamiento exclusivo gracias a indiferencia y apatía para aplicar la ley.

Hay diferentes caminos en esta displicencia y que es que ni el jefe y menos sus subalternos están cumpliendo con su trabajo, mientras que por otro lado, la interrogación de quien está o quienes están tolerando y controlando el jugoso negocio de no pagarle al municipio un derecho de piso por el exclusivo vehicular y lo peor, cobrar religiosamente un salario por un supuesto jornal no cumplido. A eso se le llama, abuso de confianza y fraude en recursos públicos al aceptar y recibir un sueldo proveniente delas arcas municipales, sin hacer la tarea correctamente.

Los números que da Pedro Delgado Álvarez, son de risa y mofa: Según el jefe de Servicios Concesionados, en el 2013 había mil 9 cajones de estacionamiento exclusivo entre particulares y comerciantes. Al año siguiente o sea cuando inicio el gobierno local de Isidro López Villarreal,  la cantidad bajo a 967 y en lo que del 2015, solo están pagando 879, estimando que se trata de una disminución del 26 por ciento, comparado a los últimos números registrados por la anterior administración local.

Por cuanto a los ingresos, en este 2015 por exclusivos se recibe un millón 712 mil 562 pesos, recordando que los permisos se pagan por todo un año, mientras que en el 2013 se cobraba un millón 631, es decir 81 mil 562 pesos menos después de dos años, que se han dejado de cobrar con el argumento de que ha bajado la cantidad de permisos solicitados y si la actual administración tiene un poco más de ingreso, es porque aumentó las tarifas, lo que para Pedro Delgado Álvarez, no hay de que preocuparse, pues de todos modos sale su sueldo y el de sus inspectores, personal administrativo, servicio telefónico, etc.

Es doloroso que sigamos teniendo y viviendo episodios de funcionarios municipales que en cuyo entorno no pasa nada.

Para conocedores de los negocios internos en áreas públicas de cualquier nivel, hay solo dos sopas: Una de ellas es que los inspectores traen bolsas de payaso aprovechando la apatía e indolencia de su jefe inmediato, pues repetimos, la ciudad está llena de exclusivos de gente que no paga y para comprobarlo es más que suficiente darse una vuelta no tan lejos, hay nomás en el primer cuadro de la ciudad y en sus sectores no tan marginales.

La otra sopa es la probable complicidad en la que incluyan al jefe dejado y apático, que no sería la primera ocasión que se tenga algo parecido, pues en administraciones locales del pasado, los dizque permisos por pago de “pulgueros” y comercios rodantes se pagaba y comprobaba con  simples boletas sin membrete ni número de ningún tipo, lo que permitió rendir cuentas mochas y hacer cuentas de tres pesos “pal” lado del jefe y uno para las arcas públicas.

Los cambios de administraciones, no necesariamente llegan con honestidad, sobre todo cuando los cambios solo es de los jefes, pero no de los de abajo en donde predominan los más “correteados y avezados negociadores”. (www.intersip.org)