Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Guillermo Robles

Con buena suerte será mediocre

La economía mundial se encuentra en una posición estática en donde no hay ni un solo país que pueda liderar su propia moneda, muy a pesar dentro del escenario que muchos especialistas financieros pudieran considerar que EE.UU., cuenta con una estabilidad para poder guiar el resto de las demás, sin embargo aunque fuera posible hacer esto ninguna nación se encuentra en una posición como para poder seguir el trote.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

Con buena suerte será mediocre

La economía mundial se encuentra en una posición estática en donde no hay ni un solo país que pueda liderar su propia moneda, muy a pesar dentro del escenario que muchos especialistas financieros pudieran considerar que EE.UU., cuenta con una estabilidad para poder guiar el resto de las demás, sin embargo aunque fuera posible hacer esto ninguna nación se encuentra en una posición como para poder seguir el trote.

Los países del mundo se encuentran golpeados en cada sector en donde no se le ve una posibilidad para poderle sacar provecho ante una crisis como pudiera suceder en otras ocasiones y que solamente son puros espejismos los que se visualiza.

Monedas devaluadas, caída del precio del petróleo y bolsas del mercado no apuntan crecimiento optimista por ningún lado. En el caso de nuestro país ni con  nuestras reservas internacionales que en su momento fueron tan cuestionados por tener guardado ese dinero en lugar de combatir la pobreza, ayudaron un poco para amortiguar depreciación del peso mexicano pero no será suficiente para que nuestra moneda resista la situación a un mediano y menos a largo plazo.

El fenómeno económico del “súper dólar” en nuestro país es visto en el sector  empresarial con una división de opiniones en donde solamente hay dos lados de la moneda, es decir, como algo malo siendo éste el panorama más lógico  y unos cuantos como benéfico desde punto de vista para quienes se dedican a la exportación por obvias razones.

No hay finales felices en ésta crisis mundial porque sus consecuencias se pagan de alguna u otra forma por muy optimistas que el comercio de exportación en México ya que son una minoría comparado al resto de los empresarios que operan no solo a las importaciones sino también es un golpe directo para todas aquel sector involucrado en proceso en donde interviene algún insumo directo e indirecto cotizado en dólares. En alguna parte del procedimiento de hacer llegar el producto o servicio al consumidor final repercutirá en el bolsillo de los mexicanos teniendo como resultado final otro incremento en el consumo de las familias en el país.

La reacción de los mexicanos se observa en una sicosis en la población viviendo en una incertidumbre de estabilidad laboral cuando constantemente se está anunciando recortes de personal en empresas transnacionales. Desapariciones nocturnas de negocios nacionales en donde llegan los trabajadores y quedan desconcertados del desmantelamiento total de mobiliario y oficinas centrales para no pagar liquidaciones.

Así como éste tipo de prácticas o medidas empresariales son causa de sicosis, stress, incertidumbre que está afectando al sector laboral.

Los mexicanos antes dormían tranquilamente sabiendo la rutina laboral permitiendo planificar sus actividades a realizar como las vacaciones, la ampliación de algún cuarto y hasta los estudios de los hijos. Ahora el dormir es diferente y se cambió por la intranquilidad y cuestionándose: ¿A quién van a despedir?, ¿Seguiré yo?, ¿Desaparecerá la empresa?.

Se vive un  temor de mantener un trabajo; y aceptar las condiciones que disponga los dueños o sus representantes. Como lo que sucede en algunas ensambladoras, cuando  baja la demanda de producto, hacen recorte de personal y con el resto de los trabajadores laboran una semana completa y pagan el cien por ciento; pero la siguiente semana la descansan sin goce de sueldo muy al estilo de trabajo de los sindicatos norteamericanos quienes los agremiados están a la espera de llamada para irse a laborar y pagándoles con el sistema a destajo, es decir, se paga nada más los días trabajados.

Aunque legalmente no es correcto; aun así los empleados lo aceptan de lo contrario, sería sumarse  al índice de desempleo y bajo esta primicia no hay necesidad de amenaza alguna más que lo obvio para ver el duro batallar para mantener una empresa abierta.

En México todavía no sentimos el efecto búmeran del desplome económico mundial en dónde ya los expertos de la economía ya están prediciendo lo que se espera para el próximo 2015 en la contracción de la economía mundial y el anuncio de la recesión, depresión y crisis de algunos de esos países que antes conocíamos como del primer mundo o líderes de la economía. Ahora sus análisis se resume en simplemente en comentar que las expectativas de México serán sencillamente: con buena suerte será un crecimiento mediocre. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org