Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Tienen hambre, pero de salud

En sondeo o encuesta realizada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL, respecto a la Cruzada contra el Hambre, como resultado de un monitoreo hecho a la población de los primeros 400 municipios incluidos en este programa del gobierno Enrique Peña Nieto, a través de la Secretaría Federal de Desarrollo Social, la comunidad dijo que más que tener hambre de alimentos, tienen hambre, pero de servicios de salud en general de los que padecen y pese a las insistencias con sus autoridades, llevan decenas de años sin lograr tener lo que más desean y de lo que más tienen hambre, insistimos, que son de contar con centros o brigadas de salud.

Mi Columna

Tienen hambre, pero de salud

Por Carlos Robles Nava

En sondeo o encuesta realizada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL, respecto a la Cruzada contra el Hambre, como resultado de un monitoreo hecho a la población de los primeros 400 municipios incluidos en este programa del gobierno Enrique Peña Nieto, a través de la Secretaría Federal de Desarrollo Social, la comunidad dijo que más que tener hambre de alimentos, tienen hambre, pero de servicios de salud en general de los que padecen y pese a las insistencias con sus autoridades, llevan decenas de años sin lograr tener lo que más desean y de lo que más tienen hambre, insistimos, que son de contar con centros o brigadas de salud.

En su informe 2014 CONEVAL, indica que el 86.8 por ciento de la población encuestada de las 400 comunidades, expresaron como objetivo principal que más que la alimentación, clamaban y pedían acceso a la seguridad médica.

En uno de sus párrafos de su informe, se señala que el monitoreo o encuesta reveló que la principal carencia de esos 400 municipios, de los que 230 son rurales y 179 urbanos, la principal carencia de la población en pobreza extrema alimentaria es la falta de seguridad social.

Otros de los rezagos que registran esas comunidades es el educativo, vivienda entubamiento del agua potable, argumentándose que quienes cuentan con casa con piso y techo lo importante para esos habitantes es que carecen de entubamiento del agua potable, la que tienen que acarrear de tomas domiciliarias o bien de los ríos o arroyos que cruzan o pasan cerca a sus lugares de residencia.

Un dato interesante que arroja el informe de CONEVAL es que hay jefas o jefes de familia que su ingreso mensual es de mil 60 pesos, que es lo doble de lo que obtiene la pobreza extrema alimentaria que en promedio es de 561 pesos mensuales.

De acuerdo a estadística nacional, existen en el país siete millones de mexicanos en pobreza extrema, al margen de que el programa de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, define el hambre como la situación que enfrenta una persona al encontrarse en pobreza extrema y con carencia alimentaria.

En la anterior definición se considera el ingreso por debajo de la línea de bienestar mínimo quien representa el costo de una canasta de alimentos mínimos necesarios para tener una nutrición adecuada.

Concluye este importante y detallado informe de CONEVAL, que es necesario e indispensable aclarar el alcance de los seis objetivos de la cruzada y determinar cuáles de ellos se deben de aplicar a los 7 millones de población enlistados en pobreza extrema.

Además el estudio detalla la diversidad que muestran las familias objetivo de la cruzada en contraste con aquellas con menor severidad en su pobreza, refuerce la necesidad de instrumentar una política social estructurada que permita atender de manera integral las necesidades apremiantes de la población con más carencias.

CONEVAL, con su informe, saca a flote que transcurren los años y la política mexicana gubernamental federal, pues este programa dizque para combatir, acabar o reducir la pobreza extrema de 7 millones de mexicanos sigue manteniendo la tónica demagógica e inútil del pasado demostrándose que son enfocados más que a terminar con situaciones injustas con importantes sectores de mexicanos, son meramente de lucimiento del gobierno en turno.

Estamos de acuerdo y consciente de que es imposible que el Presidente de México en turno no puede ocuparse en la estructuración y programación de los objetivos que se tiene en cada cruzada, campaña o programa y que para esos son los asesores o analistas que por eso se les paga, pero tampoco no podemos dejar a un lado y cerrar los ojos que no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre y por eso se es “jefe”, para decidir lo que más conviene a quienes se encuentran en su entorno.(www.intersip.org)