Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Y todo por el alcohol

El desmedido consumo de bebidas alcohólicas ha provocado en Coahuila, un sin fin de propuestas y sugerencias, pero también una serie de contradicciones sobre las medidas a aplicar para reducir los percances por conducir en estado inconveniente.

Mi Columna

Y todo por el alcohol

¿ Cuáles licencias ?

Por Carlos Robles Nava

El desmedido consumo de bebidas alcohólicas ha provocado en Coahuila, un sin fin de propuestas y sugerencias, pero también una serie de contradicciones sobre las medidas a aplicar para reducir los percances por conducir en estado inconveniente.

Hay quienes opinan que el sancionar económicamente con cantidades elevadas, es injusto porque viene a pegar a la economía de los que nada tienen, pero contradictoriamente si tienen para beber chelas, tequila u otros vinos, resultando esto una total incongruencia.

No faltan los que exponen que para reducir el número de conductores borrachos, además de la multa económica o castigo carcelario, se retire la licencia de por vida a quien y quienes sean sorprendidos en determinado grado de embriaguez, como si a los adoradores del Dios Baco, eso les retiraría de un volante y como si tuviéramos en nuestra Entidad, los suficientes agentes de vialidad para detectar a quien tripule un vehículo con cierto grado de borrachera.

Sugieren otros coahuilenses que en el resto de la Entidad, se replique el alcoholímetro en la salida de bares y restaurantes, como pretenden en Torreón, que al menos por informes recibidos en lo personal, se trata de una propuesta aún no puesta en marcha por el ayuntamiento de Torreón a través de la Dirección Municipal de Tránsito y Vialidad y por lo pronto, se está pidiendo a los restauranteros y dueños de antros, bares y cantinas, que recomienden a sus clientes no permitir el estacionamiento en doble fila frente a sus negociaciones y que tampoco lo hagan sobre los camellones que tienen varias arterias de la Perla de la Laguna, aunque por otra parte, los propietarios de esos negocios ya empezaron a “respingar y rechazar” lo que califican como hostigamiento o acosamiento el que los retenes o puestos de alcoholímetro se instalen en las cercanías de su negocio.

Empero, la realidad cuál es el meollo del problema, porque los hay quienes opinan que se cierren las cantinas y bares y se prohíba a los restaurantes expender cerveza, vinos y licores, lo que sería no solo fatal, sino una utopía, además por el tremendo desempleo que provocaría esa medida en caso de ponerse en vigor, se irían en contra de los fuertes intereses económicos que representa el medio cervecero, particularmente porque se ha demostrado que esos monopolios de bebidas etílicas, han hecho, hacen y seguirán haciendo lo que les plazca con la protección y complacencia de las autoridades, lo que se ha demostrado años y años.

Las autoridades municipales serían las primeras en resultar afectadas por los ingresos que representa para ellas, sin excepción en Coahuila, el ingreso por nuevos permisos, refrendos, etc., de las correspondientes licencias o franquicia para vender chelas y vinos. Un nuevo permiso para venta de alcohol, lo cotizan los ayuntamientos entre 100 mil a 130 mil pesos, dependiendo del municipio, sin agregar los moches para el “gestor” y las renovaciones anuales van de 10 mil a 25 mil pesos, mismas en las que hay municipios de Coahuila en donde jamás han puesto sus ojos porque se acostumbraron a depender de las participaciones a lo que les dé o regale el Estado o Federación, lo que los ha despreocupado de ser autosuficientes.

Los menos son quienes sugieren que para que tanto rodeo a la solución de un problema, si sería suficiente con cancelar las miles de licencias, permisos o franquicias etílicas que hay en el Estado y que las manejan directamente las cerveceras y ya no, desde hace tiempo, las mismas autoridades, lo que es otra incongruencia.

¿ Por qué se permite a los restaurantes vender cerveza los domingos, cuando se dice en teoría que es esos días son secos en materia de alcohol como si los pudientes tuviéramos patente de corso para emborracharnos y manejar?.

Si Coahuila enfrenta en estos momentos una tremenda alza en accidentes viales por conductores briagos que en muchos de los casos han muerto personas; si cada vez son de menos edad los chavos sean mujeres u hombres que se alcoholizan, es porque han proliferado tremendamente los “súper” en donde su principal venta de mercancía es la cerveza, vinos y licores, muy a pesar de fijarse horarios para su comercialización.

Para esos menos, mucho se avanzaría si se entra en el fondo de esta situación y que sería, dejen autoridades de permitir manos libres a las empresas cerveceras y promulgar una ley en donde queden inhabilitadas las autoridades del orden municipal y estatal, a “repartir” más licencias o franquicias. (www.intersip.org)