Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

No sean “cabezones”

“El SAT no tiene para Coahuila un programa de legalización de vehículos ilegales, por lo que los retenes y operativos son permanentes, por lo que pido a los usuarios de esas unidades irregulares legalicen su situación para que eviten la retención o decomiso de las mismas y las sanciones al conducir un vehículo que no está legalmente importado en México”, declaró el 11 de febrero pasado Silvia González Rosas, Administradora Local del SAT en Torreón.

Mi Columna

No sean “cabezones”

Por Carlos Robles Nava

“El SAT no tiene para Coahuila un programa de legalización de vehículos ilegales, por lo que los retenes y operativos son permanentes, por lo que pido a los usuarios de esas unidades irregulares legalicen su situación para que eviten la retención o decomiso de las mismas y las sanciones al conducir un vehículo que no está legalmente importado en México”, declaró el 11 de febrero pasado Silvia González Rosas, Administradora Local del SAT en Torreón.

“Es muy difícil traer a una empresa armadora de vehículos, cuando “le están jugando” con una competencia desleal. Todo vehículo regularizado, no tendrá ningún impuesto estatal. Seguirán los operativos dado que se está cumpliendo con la ley, además de que es un tema de seguridad”, respuesta dada por el Gobernador, Rubén Moreira, a los líderes de las organizaciones “protectoras del patrimonio familiar” y propietarios de vehículos “chocolates” que exigen alto al decomiso de las unidades introducidas de contrabando, durante su gira de trabajo por Torreón, el 3 de marzo. Estas mismas declaraciones las repetido Rubén Moreira, a cuanta región de la Entidad llega en gira de trabajo.

Además, junto con esas declaraciones, Rubén, el Gobernador, se comprometió hacer gestor ante Hacienda para instalar en Coahuila una oficina de esas instancia federal para facilitar las cosas a quien y quienes desean en realidad regularizar el estatus de su unidad motriz.

“El mercado de autos usados nacionales registró en los últimos meses, un repunte del 15 % en sus ventas, debido principalmente a los operativos emprendidos por el Gobierno estatal de Coahuila a través de los decomisos de autos extranjeros”, dijo el 4 de marzo, Salvador Silva Sánchez, propietario de la empresa “Auto Norte y ex Presidente en La Laguna de la Asociación Nacional de Comerciantes de Automóviles y Camiones Nuevos y Usados.

“Si los propietarios de automóviles de procedencia extranjera no acreditan la legal estancia en el país de las unidades consignadas al Ministerio Público Federal, ya no les serán devueltas, como ha estado acontecimiento. Si detectamos un vehículo que no acredite la legal estancia, damos vista a la Unidad de Fiscalización de Finanzas del Estado”, dijo en Monclova, el 8 de marzo, Rigoberto Rodríguez Ríos, Delegado Regional de la Procuraduría del Estado.

Más clara y transparente que el agua, no es posible la respuesta que las autoridades hacendarias federales y gubernamentales estatales han dado a las improcedentes protestas e inconformidades por el decomiso de los “chuecos” e ilegales, no es posible. Olvidan que se está actuando conforme a la ley , por consecuencia sus movimientos están fuera de la ley.

Coahuila se ha convertido en un punto de referencia no solo nacional, sino internacional dentro de la industria automotriz, lo que obliga al gobernador a no ceder a que siga el negocio de unos pocos de introducir vehículos ilegales al país y que ciertos líderes de organizaciones haga creer a sus incautos o víctimas que con una simple calcomanía pueden circular libremente sin que se les moleste.

Es todo un hecho que el Gober, Rubén Moreira, se ha fajado y apretado los pantalones para no ceder a los gritos no precisamente de los dueños de vehículos “chocolates”, sino a los dueños de los ONAPPAFA, FRENOS, Unidad Campesina Democrática y otras más que a final de cuentas son los que han alentado, patrocinado y organizado a los grupos manifestantes para pedir al Estado un alto al decomiso.

Si esos “manejadores”, al igual que sus “víctimas”, siguen sin entender la posición del gobernador y el SAT, son muy “cabezones”,  tercos y aferrados en ir contra la corriente, pues están viendo la agonía y casi desaparición de lo que por años fueron negocios redondos no solo “amparando” vehículos, sino vendiéndolos tras ser metidos de contrabandos a México.

Deben entender que su contrabando está afectando la llegada a la Entidad de más armadoras que dan trabajo y participan en la generación de economía para miles de familias coahuilenses. (www.intersip.org)