Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Guillermo Robles

No todo es color azul

El tema del transporte público siempre será la médula social con mayor problema y también la más sensible. Seguramente no hay ninguna parte en el mundo que esto no sea un problema para la ciudadanía que utiliza este sistema de transporte en donde muy independiente de la región e inclusive país, la inconformidad por su servicio siempre tendrá algo que nunca satisface a la ciudadanía.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

No todo es color azul

             El tema del transporte público siempre será la médula social con mayor problema y también la más sensible. Seguramente no hay ninguna parte en el mundo que esto no sea un problema para la ciudadanía que utiliza este sistema de transporte en donde muy independiente de la región e inclusive país, la inconformidad por su servicio siempre tendrá algo que nunca satisface a la ciudadanía.

            Muchos de los pro  y contra serán bien justificados por parte de la ciudadanía aunque desgraciadamente predominen las negativas, pero también es un tema que sirve mucho para trampolín de golpeteo político.

            Ahora le tocó a la cabecera municipal de Saltillo el polémico incremento en sus tarifas muy a pesar de que la gente pedía a gritos que no se aumentaran por el tan tradicional incumplimiento de los transportistas en donde ya es una costumbre que todo queda bajo la promesa de mejorar el servicio y a la mera hora nunca cumplen o en el mejor de los casos lo hacen a medias.

            Después de la obligatoriedad del uso del taxímetro a todos los taxis de Saltillo en donde en un principio un grupo pequeño que no pasaban de cien se inconformaron y sin poder echar marcha atrás a lo que ya se había aprobado en el cabildo del Ayuntamiento. Aquellos que se opusieron al igual al resto que no respingaron, se vieron beneficiados al final en donde quedó comprobado que se incrementó el uso de los taxis, aunque hay que mencionar que algunos taxistas mañosos le encontraron la manera de sacarle provecho al taxímetro recorriendo rutas largas y sobre todo aquellas calles más transitadas en donde los embotellamientos resultaron el mejor amigo para que el reloj de su taxímetro aumentara el costo del pasaje.

            Hay quienes dicen que la aprobación del incremento de tarifas en el transporte público, está bien justificado después de un análisis en donde el punto de equilibrio se cargaba más a los números negativos en el caso de no aumentar y todo debido al incremento de la gasolina y diésel y otras materias primas como refacciones, neumáticos, etc.

            Pero también existen otras variables que afectan más directo al transporte público que es el aumento de uso de los taxis porque gracias al taxímetro la gente recuperó más confiabilidad en la utilización de este medio de transporte con la diferencia de llegar más rápido y sin tener que caminar cuadras a su destino final y en ocasiones hasta llegar a tener que subirse a dos o tres camiones en donde sus paradas evidentemente no son en el mismo lugar.

            Tampoco hay que dejar pasar el hecho de que la necesidad de tener un vehículo propio ha dejado de ser un lujo. Situación que los mismos concesionarios de autos nuevos y semi nuevos cada vez han hecho nuevos mecanismos de estructuras crediticias que facilitan el obtener un carro económico con pagos realmente accesibles y eso sin olvidar que continúa la entrada ilegal de los “carros chocolates”.

            Esos son algunos de los motivos principales por el cual el transporte público de Saltillo de acuerdo a los concesionarios que aseveran no obtener ganancias aunque eso sea mentira por el simple hecho de que no pagan derechos laborales y menos declaraciones al SAT.

            Aunque los líderes de los concesionarios firmaron un convenio, la mayoría de los prestadores de este servicio, ignoran que en esta ocasión se les concedió el incremento  bajo la promesa de cambiar las unidades por modelos más recientes teniendo un plazo determinado de un año en donde aquellos que incumplan se les retiraran las concesiones para dárselas a una empresa particular conocida a nivel nacional que brinda este tipo de servicio de transporte en donde evidentemente las unidades tienen mejores condiciones y que gozan de muy buena fama porque han brindado servicio a muchos corporativos para transportar a sus trabajadores como parte de un beneficio en ahorro de gasolina, taxis y transporte público. Así que no todo es de color azul como se imaginan los concesionarios del transporte público de esta capital de Coahuila en donde dichas promesas quedaron registradas ante notario público en la cual no tendrán oportunidad de exigir más bajo la amenaza de suspender el servicio público como artimañas para salir ganando. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org