Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Carlos Robles

Sí puedes, ayúdalos

No hay mejor causa, entre otras muchas, que llevar adelante acciones voluntarias para proteger a pequeñas y pequeños que por distintas razones no cuenten con mamá y papá que vele por ellos.

Mi Columna

Sí puedes, ayúdalos

Por Carlos Robles Nava

No hay mejor causa, entre otras muchas, que llevar adelante acciones voluntarias para proteger a pequeñas y pequeños que por distintas razones no cuenten con mamá y papá que vele por ellos.

Si bien es cierto que las instancias gubernamentales y en este caso de Coahuila en general, las municipales y estatales, tienen toda una red de ayuda y protección a las niñas y niños desamparados, jamás serán suficientes los apoyos que dan esas dependencias como tampoco alcanzan las que brindan organizaciones reconocidas y, peor, es la situación de aquellos grupos que aunque no son reconocidos por el sector oficial para incorporarlos a los programas oficiales, reman contra la corriente en su afán de brindar cobijo y comida a infantes víctimas de estos modernos tiempos de la violencia interfamiliar, abandono de quienes los procrearon y que con la más displicente irresponsabilidad dejan a su suerte a pequeñines, en ocasiones de un año y meses de vida.

Casualmente, la semana pasada, invitado por mi esposa y a raíz de que el caso lo conoció a través de un noticiero de radio, conocí el trabajo que desde hace diez años lleva adelante con tropiezos y otros obstáculos, particularmente el económico, por una casa hogar que lleva por nombre “Puro Corazón” y vaya que hacen más que honor al nombre de ese refugio, porque hay que tener además de voluntad y ganas, “Puro Corazón” para echarse a cuestas la misión que voluntariamente lo ha hecho el matrimonio formado por Susy Velásquez Torres y el pastor Miguel Ángel Vázquez.

A diez años de que iniciaron su tarea de darles techo, comida, educación y todo lo que un pequeño necesita, Casa Hogar “Puro Corazón” cuenta en este momento con poco más de 20 niñas y niños que van desde dos o tres años en adelante.

“Puro Corazón” está ubicada en una casa de renta, que lógico paga por su cuenta este matrimonio, en Allende 246 zona centro de Ramos Arizpe y a través de sus primeros diez años, la joven señora Susy y el pastor Miguel Ángel, han tenido además de su satisfacción de darle albergue a menores desamparados, convertidos algunos de ellos ya en adolescentes y con excelentes estudios profesionales, que única madre y padre que conocen son Susy y Miguel Ángel.

Aunque algunos de los albergados en la casa cuna “Puro Corazón”, han obtenido un título profesional, por ejemplo en la Universidad Tecnológica de Coahuila, por ahora en la materia de gastronomía, que les ha servido para apoyar a su casa cuna con elaboración de alimentos que venden a sus vecinos o ramosarizpenses que conocen de “Puro Corazón” y que han representado algún ingreso económico, junto con un apoyo del municipio y ciudadanos generosos que conocen de trabajo, no han sido suficiente para cubrir las necesidades .

La señora o mamá Susy, para las niñas y niños refugiados en la casa cuna, platica que hasta ahora, el alcalde de Ramos Arizpe, Ricardo Aguirre, les apoya cada mes con un vale de despensa y algunos residentes de Saltillo o Ramos Arizpe, que ocasionalmente les hace llegar algunos alimentos, ropa o útiles escolares, la situación no es placentera, aunque mama Susy siempre invoca la llegada de “ángeles sin alas” que le proveen para no dejar en el desamparo a estos más de 20 chiquitines.

La joven mamá Susy, llama sus “ángeles sin alas” a las almas caritativas que de una u otra forma conocen de la labor de “Puro Corazón” y de vez en vez le llegan a su albergue con algo de ayuda que mucha falta les hace, relatando que para alimentar a “sus” niñas y niños desafortunados al no tener padres, al menos que vean por ellos, requiere de cocer diariamente dos kilos de frijoles.

La filosofía de este altruista y joven matrimonio es de que no es la carne y la sangre lo que nos hace ser padres e hijos, sino lo es el corazón y tienen mucha razón, porque solo con un corazón grande, inmenso y noble hay quienes se echan a cuestas el ver por el prójimo y mayor es el mérito  tratándose de pequeños indefensos.

Si usted que me hace favor de leerme y puede ayudarlos, hágalo. Ya mencione su domicilio y cuentan con los teléfono 4-54-4364; celular, 844 195-5595 y su correo es: velazquez.susy@hotmail.com. (www.intersip.org)