Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Por más que griten

La decisión ya está tomada. Por inseguridad de todos y evasión de impuestos, no debe circular en Coahuila y el resto del país, un solo vehículo de procedencia extranjera y que no cumplieron con los requisitos aduaneros y fiscales.

Mi Columna

Por más que griten

Por Carlos Robles Nava

La decisión ya está tomada. Por inseguridad de todos y evasión de impuestos, no debe circular en Coahuila y el resto del país, un solo vehículo de procedencia extranjera y que no cumplieron con los requisitos aduaneros y fiscales.

El primero y único Entado en todo el país que puso los puntos sobre la ies, fue el Coahuila, cuando Rubén Moreira Valdés, en calidad de Gobernador, envió al Congreso del Estado una iniciativa en donde puso un alto y un basta a la introducción ilegal de carros, camionetas, autobuses y otras unidades motrices, sancionándose a los vehículos que transiten por las carreteras coahuilenses y por las calles de sus 38 municipios, de procedencia extranjera y que no mostraran su estancia legal.

El golpe más fuerte del gobierno de Coahuila, fue al legislarse como delito la expedición de engomados, placas clonadas y “piratas”, que  a través del correspondiente pago de “servicios prestados” expedían las múltiples organizaciones que se protegíam falsamente como protectores del patrimonio familiar o bien, de la gente del campo, con ampararos federales que otorgaban un grupo de cinco a seis Jueces Federales de Distrito de distintas Entidades del país.

A las pocas semanas de que en Coahuila se puso en vigor la ley anti circulación ilegal de los vehículos chuecos, chocolates o de contrabando, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, expidió su acuerdo de invalidar todos los amparos que por años tuvieron en su poder los grupos “protectores” de los vulnerables que no “podían” comprar un vehículo nacional, aunque el “chueco” o “ilegal” a final de cuentas, entre cuotas que tenían que pagar a esas organizaciones que hicieron el gran negocio durante años, por la aceptaron que tuvieron de miles y hasta millones de incautos que fueron captados desde hace más de 25 años, la unidad motriz adquirida bajo la protección de esas organizaciones, así como los moches a policías federales de caminos, policías estatales y municipales, resultaba más caro que uno nacional.

Por más que griten esas asociaciones o grupos, incluyendo a los de reciente creación, no hay paso atrás, pues el decreto expedido por los legisladores coahuilenses, se fortalece con el dictamen expedido por la S.C.J.N., invalidando todo amparo y fortaleciendo las normativas fiscales y aduanales y anunciando que irá por el grupo de jueces federales de distrito que estuvieron medrando con la expedición de amparos que “permitían” la entrada de tantos “chuecos” o “ilegales”.

En Monclova, así como en Torreón, Saltillo y otros municipios de la Entidad, la ONAPPAFA, Unión Democrática Campesina, FRENOS, Confederación Nacional de ONAPPAFA y otros organismos, aparentemente se han apaciguado en sus manifestaciones callejeras para exigir que el Estado regularice a los “ilegales” y se devuelva a sus propietarios los vehículos incautados, en donde predominan unidades motrices de lujo y otras que no cumplen las normativas de regularización como es el origen de su fabricación, etc.

Ante la ausencia de los Onoppafas, Frenos y demás, este último domingo en Torreón hizo su aparición un nuevo grupo redentor denominado “Alerta Patrimonio Lagunero”, sin identificación de dirigencia al que se unieron algunas decenas de personas, exigiendo al Gobierno Estatal, la suspensión de decomiso y la regularización de los “chocolates”.

Ante la escasa participación de ciudadanos, los marchistas de “Alerta Patrimonio Lagunero”, irrumpieron en la ruta “Recreativa Colón”, similar a la “Ruta Recreativa” de Saltillo, a donde los domingos de cada semana acuden miles de personas a ejercitarse o hacer el paseo de descanso, vieron con asombro la actitud de los manifestantes quienes en vez de ganar simpatías recibieron agrias criticas por interrumpir dicho paseo recreativo.

Los de “Alerta Patrimonio Lagunero”, con algunas mantas y gritos exigían alto a los decomisos y otras consignas.

El decomiso o no circulación de los “chocolates”, en los diversos Municipios de la Entidad, ha encontrado más apoyo que rechazo, comprobándose con hechos y por los mismos decomisos que muchos de los vehículos requisados, tienen reporte de robo, tanto en Coahuila como en ciudades circunvecinas, incluyendo el de Nuevo León.

En consecuencia, por más gritos que den los pocos opositores e inconformes, no habrá ningún paso atrás al combate de la inseguridad y violaciones a nuestras leyes.(www.intersip.org)