Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Se unen más mujeres

Al oleaje de robos que se está registrando en algunas de las principales ciudades de Coahuila, particularmente Torreón, Saltillo, Monclova y Piedras Negras, se están uniendo más mujeres que nunca, lo que en el pasado no era común, aunque estas malas mañas de algunas de nuestras féminas, eran más conocidas en la modalidad de farderas…

Mi Columna

Se unen más mujeres

Por Carlos Robles Nava

Al oleaje de robos que se está registrando en algunas de las principales ciudades de Coahuila, particularmente Torreón, Saltillo, Monclova y Piedras Negras, se están uniendo más mujeres que nunca, lo que en el pasado no era común, aunque estas malas mañas de algunas de nuestras féminas, eran más conocidas en la modalidad de farderas, aprovechando que en las holgadas faldas que usan éstas rateras pueden ocultar productos que toman y se llevan indebidamente de mini súper, tiendas departamentales y de cualquier súper en donde aprovechan toda oportunidad, aunque se inclinan más por negocios dedicados a la venta de ropa y artículos de belleza por su facilidad de apropiarse y ocultarlos.

Hay infinidad de casos y hechos concretos sobre lo “lanzas” que ahora hay en muchas mujeres dizque representan el sexo débil que de eso no tienen nada en absoluto, como lo fue el atrevido hurto cometido por una mujer en una gasera de Saltillo, Coahuila, quien tras amagar con pistola en mano a la cajera de esa empresa y llevarse 40 mil pesos de la venta del día, causó asombró en algunos coahuilenses, mientras que a otros tras leer los comentarios sobre los sucesos en esta misma columna, revelaron los intentos de ser víctimas de otras mujeres rateras.

En la primera semana de enero de este año, en la colonia Hidalgo, de la ciudad capital coahuilense, dos mujeres armadas y a plena luz del día, asaltaron al repartidor de una empresa de agua purificada cuando a bordo de su camión y estando estacionado para surtir a un cliente, fue encañonado por las féminas ratas y le bajaron 2 mil 500 pesos.

En Torreón, también en el mes de enero, los GATES detuvieron a Milagros Guadalupe Rodríguez, de 24 años, con una pistola y seis cartuchos hábiles, quien a bordo de su coche estaba estacionada en las afueras de un súper en la colonia Residencial Los Cedros, en espera de una víctima, lo que le frustraron los policías.

Existen otros muchos hechos de la modalidad de las mujeres delincuentes, resultando insuficiente este espacio para darles a conocer.

Por la información de quienes estuvieron a punto de ser desvalijados por ratas féminas de dos patas, coinciden en su mayor parte que fue en las afueras de cajeros automáticos en los que estuvieron siendo “cazados” o vigilados por dos a tres mujeres y en otros ocasiones hasta cuatro, tratándose en general de la mitad de ellas jóvenes y el resto de edad madura.

Eso es solo en delitos llamados de fuero común, es decir, en robos de casas, asaltos a peatones, etc., porque el mercadeo de estupefacientes, está igual de lleno de chavas de distintas edades que sirven a los cárteles en la venta de mariguana, cristal, cocaína, etc.

Vivimos tiempos en los que ya ni de las damas, mujeres, féminas, sexo débil, “patronas” o como se les quiera llamar se puede confiar, dándose ya las circunstancias de que algunas de esas “débiles” seres humanos encabezan importantes grupos no solo de narcos, sino de secuestradores, extorsionadores y en otras modalidades delictivas de dizque “alta clase”.

No conozco, al menos en lo personal, estudios o análisis profesionales sobre este comportamiento femenino y menos declaración de alguna mujer metida de lleno a la delincuencia de cualquier delito sobre las razones por el que se ha metido a esos malos caminos, aunque lo tradicional es de que es por necesidad, lo que justifica este cambio tan radical de quien en el pasado y por años conservó la dicha y dignidad de ser llamada dama.(www.intersip.org)