Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Guillermo Robles

No hay dinero pero ¿para quién?

De todas las crisis que ha sufrido México, sin lugar a dudas una de las que pasó a la historia fue la conocida  en nuestro país como el “Error de Diciembre” y a nivel mundial “Efecto Tequila”. Aunque en su momento hubo esa diferencia entre el miembros del mismo partido en donde por un lado el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, siempre aseguró que el motivo de la crisis fueron por las malas decisiones del entonces presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León y a su vez este último culpaba a factores internacionales ajenas a nuestro país.

OPINIÓN

Por Guillermo Robles Ramírez

No hay dinero pero ¿para quién?

De todas las crisis que ha sufrido México, sin lugar a dudas una de las que pasó a la historia fue la conocida  en nuestro país como el “Error de Diciembre” y a nivel mundial “Efecto Tequila”. Aunque en su momento hubo esa diferencia entre el miembros del mismo partido en donde por un lado el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, siempre aseguró que el motivo de la crisis fueron por las malas decisiones del entonces presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León y a su vez este último culpaba a factores internacionales ajenas a nuestro país.

            Lo que sí fue seguro es que en ese entonces el peso mexicano sufrió una gran devaluación impactando principalmente al sector empresarial que dependía de los insumos estadounidenses y otros países cuya moneda en operaciones mercantiles prevalece el peso o dinero del tío Sam. En ese entonces la noticia causó gran temor en empresarios y dueños de la pequeña industria hasta el grado de que las no tan difundidas noticias de quienes prefirieron cometer suicidio ante el negro panorama y una situación a la que no le hallaron salida por las grandes deudas e interés que corrían la morosidad de sus empresas.

            Antes de la devaluación del 94´s habían existido otras dos que también dejaron su huella en la historia de nuestro país que fueron las de Adolfo Ruiz Cortines, en el 54´s y la inolvidable de José López Portillo, en los 80´s que defenderé el peso como un perro”.

            Es definitivo que la próxima crisis que dejará marcada la historia del país será la que se está viviendo en la actual administración federal con Enrique Peña Nieto, en donde además de los factores externos internacionales, las malas decisiones que se han tomado debido a los cambios de las reformas económicas iniciando con las hacendarias en donde no solo especialistas en economía a nivel mundial las han calificado como inoperantes para los mexicanos. Una reforma energética que cada vez está más distante en los bolsillos de los mexicanos, pues las tarifas de los energéticos no bajan sino todo lo contrario, siguen subiendo en centavitos para que vaya a la alza. Y otra reforma de telecomunicaciones en donde tampoco se ha visto un ahorro en las llamadas de larga distancia o cualquier otro beneficio.

            Muy a pesar de los discursos tanto del ejecutivo como de los gobernadores en todo el país, se dicen y se contradicen. Todos apoyan un gran avance en las reformas mencionadas pero a la vez hablan de hacer austeridad y recortes de personal así como de la estructura administrativa con la desaparición de departamentos de Direcciones y Secretarías para hacerlas nuevamente en una sola para supuestamente, sea una administración horizontal y ya no de manera vertical en la que dizque la reducción de los gastos será notable.

            Se habla de austeridad, pero por otro lado, siempre se anuncian grandes inversiones y millones de pesos en obras pero no hay dinero.

            También se habla mucho de justicia social y distribución de las riquezas en donde la discrepancia de lo que se dice y se hace es todo lo contrario porque cuando algún sector de la población estira la mano en pedir ayuda, aplican el tan trillado discurso de la negación sobre la situación paupérrima que impera en el país, pero por otro lado, los gastos de viajes de clase ejecutiva en las líneas de aviación no solo en el interior del país sino también al extranjero en donde todos se justifican en la búsqueda de inversiones aunque al final siempre llegan con dizque buenas noticias, pero pasan las semanas, meses y años y los inversionistas extranjeros nunca llegan y menos aterrizan sus proyectos de invertir en México y como dice el ejecutivo al igual que sus gobernadores; siguen siendo las mismas inversiones de hace décadas y otras que ante la desanimada reformas fiscales prefieren retirarse.

            En un comunicado de la semana pasada del Senado de la República, llevando como título: “Fracasa la política económica del presidente Peña Nieto”, dan a conocer cifras escalofriantes del INEGI, afirmando el fracaso de su proyecto económico al igual que la misma SEDESOL reconoce el poco avance contra la pobreza en donde alrededor del 60 por ciento de la población sigue en condiciones de pobreza patrimonial.

            El gasto de viajes continúa por parte del ejecutivo  y gobernadores, trajes y corbatas exageradamente costosas, pero sus estilos de vida sin ningún empacho como la “casa blanca” entre otras propiedades y sus maneras de adquirirlas es más que evidente los intereses de negocios por ambas partes está a la vista de todos. Pero también ha sido no solo un ejemplo y un estilo de vida que nuestros políticos siguen e igual aquellos conocidos como los segundones, es decir, no necesariamente gobernadores y alcaldes sino los que fungen cualquier función pública que han encontrado los mecanismos para obtener bienes inmuebles que superan sus ingresos  y que también mañosamente los ponen a nombre de sus esposas para dizque quitarse la culpa y pregonar honestidad.

            El mensaje es claro como lo son también letras muertas las leyes, en donde evidentemente son conocidos éstos hechos a luz pública pese a que las autoridades como la Secretaría de Hacienda se hace ojo de hormiga, ya que en ninguno de los casos han intervenido bajo la sospecha de enriquecimiento ilícito en caso de no comprobar los ingresos aquellas esposas que parece que ganan mejor que sus maridos. Y no se diga de la fraudulenta FICREA en donde no solo instituciones de gobierno de Coahuila pusieron a sudar el dinero que no era de ellos sino también la existencia de un listado de altos funcionarios estatales bajo los nombres de familiares quienes también invirtieron millones de pesos a tan corta edad o trayectoria laboral siendo evidente la función de prestanombres, al igual que muchos usaron a su conyugue para hacer lo mismo.  Entonces para qué tanta sistematización para  los contribuyentes y en dónde aplica las reformas fiscales o para quién aplica la ley o no. Al igual que cada vez algún político dice “no hay dinero” ¿pero para quién? Se dice de que aquellos funcionarios públicos de Coahuila que están en ese listado de defraudados en el FICREA andan muy desesperados en la búsqueda de quién tiene los nombres pero aún más quién los ha delatado.  (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) www.intersip.org