Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Carlos Robles

¿El desabasto?, huele mal

El robo de combustible de los gasoductos de Petróleos Mexicanos, no es reciente aquí en Coahuila ni en ninguna otra Entidad del país, pues este latrocinio data de no hace menos de 30 años, sin que la ex paraestatal en mención haya tomado cartas en el asunto y, aunque lo hizo en los últimos años con la creación de su propia policía, que según los díceres, más que proteger los intereses de su patrón PEMEX, se convirtió con el tiempo en cómplice de los roba-gasolina, al menos es la versión no solo de quienes en las orillas de la carretera exhiben a todas luces los tambos y botes de plástico vendiendo a “granel” gasolina y diésel.

Mi Columna

¿El desabasto?, huele mal

Por Carlos Robles Nava

El robo de combustible de los gasoductos de Petróleos Mexicanos, no es reciente aquí en Coahuila ni en ninguna otra Entidad del país, pues este latrocinio data de no hace menos de 30 años, sin que la ex paraestatal en mención haya tomado cartas en el asunto y, aunque lo hizo en los últimos años con la creación de su propia policía, que según los díceres, más que proteger los intereses de su patrón PEMEX, se convirtió con el tiempo en cómplice de los roba-gasolina, al menos es la versión no solo de quienes en las orillas de la carretera exhiben a todas luces los tambos y botes de plástico vendiendo a “granel” gasolina y diésel.

Recuerdo los años 80´s en que mis viajes a mi terruño Torreón a Saltillo y viceversa fueron con mayor frecuencia gracias a una oportunidad de trabajo que se me dio en la ciudad capital coahuilense a partir de agosto de 1981.

Jamás borrarán de mi mente, la imagen de los mencionados depósitos a pie de la carretera libre, pues todavía no se daba nacimiento a la autopista e ingenuamente preguntaba por qué la presencia de toneles y recipientes de plástico con capacidad de 20 litros.

Quienes iban y venían acompañándome regularmente cada dos semanas del mes y en ocasiones más veces, me enteraron que vendían diésel o gasolina robada clandestinamente y que “chupaban” rudimentariamente gente del campo y de la ciudad de los gasoductos de la entonces PEMEX, encontrando un negocio redondo ante la nula vigilancia a lo largo de los mencionados ductos.

Probablemente en aquellos lejanos años, a Petróleos Mexicanos no le afectaban demasiado los miles de litros robados exhibidos en orillas de las carreteras de Coahuila no solo en el tramo de los caminos que con mayor regularidad transitaba, sino esas irregularidades situaciones las llegue a observar en las distintas regiones de Coahuila que del Norte a Sur y de Oriente a Poniente convergen a Saltillo.

Transcurrieron los años y los medios de comunicación a partir de fines de los años 90´s empezaron a publicar “ordeñas” gigantes de ductos de la gran red de distribución que por ese medio hace PEMEX el trasiego de sus combustibles.

Con tecnología más avanzada y ya no para llenar tambos de 200 litros o botes de plástico de 20 litros, sino camiones pipas o llamados cisternas con capacidad de varios miles de litros, el negocio en el robo de combustibles se fue a la alza y la apatía de Petróleos Mexicanos mantuvo su misma actitud que fue estática e “importa-madrista”, aunque de vez en vez se hacía saber que se sorprendió a uno o dos grupitos robando el combustible.

En esos operativos de la “policía” de Pemex, normalmente se detenía a infelices y necesitados campesinos o jornaleros que a falta de trabajo, le entraban a la robadera, delito que más adelante se le acreditó y adjudicó a la dizque delincuencia organizada, aunque no faltaron casos en los que los detenidos señalaban como protectores a determinados empleados de cierto nivel de mismo Pemex.

Generalmente las autoridades judiciales federales que intervienen en denuncias de robo de combustible, no informan a quien o quienes pertenecen los camiones cisternas o pipas en que se mueve el producto del hurto, ¿y las razones ?: Ahí se las dejó a las conclusiones que cada lector haga.

Con toda esta incipiente cronología en la que relato llegue a observar del nacimiento del robo de gasolinas que pese a que esta modalidad delictiva surgió hace 30 a 35 años, llama la atención y produce escozor, que sea hasta ahora en que cause desbasto de combustibles, especialmente gasolina.

Supuestamente vía carretera y transportada en camiones pilas o cisternas, será como se abastecerá a las estaciones de gasolina, surgiendo muchas dudas, pero la principal, ¿Por cuánto tiempo será este sistema de abastecimiento?. Debe recordarse que la movilidad de México en vehículos se ha extendido y generalizado de tal manera que el uso de gasolina se hace hasta en los lugares más recónditos del país y esto no solo en zonas urbanas, sino el diésel tiene alto requerimiento en el campo y ciertas industrias que lo utilizan para su sin fin de sus procesamientos.

Para no pocos, esto huele mal. (www.intersi.org)