Noticias , Saltillo, Coahuila, Lideres

Carlos Robles

Los niños no asesinan

Difiero totalmente de aquellos medios de comunicación que a un jovencito, adolescente “pibe” , etc., de 13 años en adelante, se le llame niño y peor si se trata de aquellos que ya alcanzaron los 15 de edad y más.

Mi Columna

Los niños no asesinan

Por Carlos Robles Nava

Difiero totalmente de aquellos medios de comunicación que a un jovencito, adolescente “pibe” , etc., de 13 años en adelante, se le llame niño y peor si se trata de aquellos que ya alcanzaron los 15 de edad y más

Por otro lado, respeto el criterio de cada impreso o electrónico que utilice la calificación de “niño” a todo el que lleve más de 15 años de edad, pues cada quien puede atraer la atención de sus lectores con el titulo que más le convenga en los hechos cotidianos.

Siempre he sostenido y si me equivoco, disculpen mí falta de educación y cultura, pero llamo niño, al menos en lo personal, a un infante no mayor de los 12 años.

El niño, insisto, conforme a mis conocimientos, deja esa etapa cuando entra a la edad de la pubertad y por tanto, generalmente inicia su aptitud o capacidad de reproducirse, aunque en estos tiempos modernos, hay los precoces o adelantados.

La entrada de este comentario viene al caso por el asesinato de un jovencito de 15 años, por otro de la misma edad, según hechos sucedidos el miércoles pasado en la Escuela Secundaria 5 de la colonia Otilio González y en donde, al menos por la información difundida, el dizque “niño”, trato que le dan algunos medios a quien desde mi punto de vista es todo un jovencito, obró con alevosía y ventaja, pues andaba armado con un cuchillo o puñal, su cobarde agresión fue inesperada sin dar oportunidad a su víctima de reaccionar para defenderse o huir al ataque.

Me refiero al jovencito estudiante Alex Gaudel  Nava Briones, asesinado o sacrificado por otro chavo de la misma edad identificado solo como Miguel, porque por ser “niño”, según ciertos medios, recibe la protección de que a los menores infractores los medios no pueden publicar su nombre completo y menos tomar fotografía para su publicación.

Del cobarde agresor, Miguel, estudiante de la misma Secundaria 5 en cuyo interior sucedieron los fatales hechos, solo se dice que era un mal alumno que había repetido segundo grado de secundaria, afecto a buscar “camorra” y se le identificaba como conflictivo. Al parecer pertenecía a una pandilla de los rumbos de su casa en la Otilio.

Cuando un dizque “niño” como el agresivo Miguel fue identificado por algunos medios, acude a la escuela con armas ocultas en sus ropas, solo ese hecho demuestra y no puede ocultar su violenta forma de vivir, pues el arma demuestra su cobardía para enfrentarse o defenderse de sus enemigos a mano limpia, como se dice y conoce, saliendo su valentía por el arma que llevan oculta.

Eso es ya obrar con alevosía y ventaja, pero sobre todo no puede ocultar sus ansías criminales, actitudes que no conozco de algún verdadero niño, al menos si existen, deben ser pocos.

Hay “abogados” que sobre este crimen, opinan que puede argüirse “legítima defensa”. Esto no lo dudo y serán los juristas los que mejor opinión puedan tener, pues no hay que olvidar que todo juicio se resuelve de dos manera: Con lana y argumentos falsos y testigos comprados.

El asesino de nombre Miguel, cuya vida desconozco, muestra ser un simple pandillero con incursión algunos años en ese medio, porque para tener temple, carácter y cobardía para retar o cobrar rencillas con un chavo de su misma edad, que solo expira sus ansias de ver correr sangre, mostrando triple cobardía por la forma como atacó a su víctima, huir de la escena del crimen y en su correteada pretender darle el cuchillo a una alumna que pasó a su lado.

De siempre he lamentado por percances vehiculares, pleitos callejeros o en otras circunstancias, la perdida de vida de chavalos que apenas comienzan a despejar en esta vida terrenal.

No tuve la suerte de conocer a Axel Gaudel Nava Briones, aunque lleve mi apellido materno, soy demasiado viejo para en alguna ocasión haber convivido con este chamaco de 15 años. Tampoco tengo el placer de conocer a su mamá y papá, es mi opinión simplemente personal y una forma de lamentar estos hechos tan lastimosos entre jovencitos, particularmente cuando en éstos alguien pierde la vida.

Axel Gaudel Nava Briones, al menos sus compañeros estudiantes, vecinos y no se diga abuelos y demás familiares, así como sus amigos, lo tuvieron como un jovencito tranquilo, respetuoso, educado, servicial y sobretodo, con muchas ganas de terminar una carrera para ayudar a su madre a salir adelante.

En paz descanse Axel Gaudel e insisto, sin conocer a su familia, expreso mis sentidas condolencias y que sea la justicia, la verdadera justicia quien decida la suerte del joven criminal Miguel.(www.intersip.org)