Noticias Coahuila, Lideres de Opinión, Reportaje SIP

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Carlos Robles

Los “creyentes” de Ficrea

México no termina de salir de una “bronca”, cuando ya está metido en otra. Históricamente ha sido así por largos años, siendo un ejemplo lo ocurrido en el curso del 2014, primero con el mega-fraude de Oceanografía, en el que estuvieron involucrados funcionarios de Petróleos Mexicanos, para luego venirse la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa cuyo suceso le ha dado la vuelta al mundo como ningún otro, probablemente porque en el pasado no existía tanta comunicación creada por los avances de la tecnología y, de unas semanas para acá, como si no tuviéramos con los armados con el primero y segundo de los casos, se presenta el fraude, calificado como sino el más grande en la historia, si uno de los mayores gracias a la corrupta Ficrea.

Mi Columna

Los “creyentes” de Ficrea

Por Carlos Robles Nava

México no termina de salir de una “bronca”, cuando ya está metido en otra. Históricamente ha sido así por largos años, siendo un ejemplo lo ocurrido en el curso del 2014, primero con el mega-fraude de Oceanografía, en el que estuvieron involucrados funcionarios de Petróleos Mexicanos, para luego venirse la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa cuyo suceso le ha dado la vuelta al mundo como ningún otro, probablemente porque en el pasado no existía tanta comunicación creada por los avances de la tecnología y, de unas semanas para acá, como si no tuviéramos con los armados con el primero y segundo de los casos, se presenta el fraude, calificado como sino el más grande en la historia, si uno de los mayores gracias a la corrupta Ficrea.

En los tres diferentes casos, las propias autoridades federales tuvieron indicios con mucha anticipación de que las cosas no andaban bien, pero como en todo, los gobiernos mexicanos en cualquier situación siempre andan queriendo tapar el pozo, una vez ahogado el niño.

Con lo de Oceanografía, sobran funcionarios de la Secretaría de Hacienda y de la paraestatal PEMEX, que con mucha anticipación sabían de lo indebido que estaba cometiendo la citada empresa. Lo mismo ocurrió con los desaparecidos de Ayozinapa y, se repite ese disimulo o protección que brinda sin querer queriendo, nuestro gobierno central.

En el caso de Ficrea, en donde resultaron defraudados o robados los capitales de importantes personajes de México, hay que incluir bastantes paisanos coahuilenses a quienes con mucho respeto los “despecularon”.

Por bastante tiempo, en el caso de nuestra Entidad, el Tribunal Superior de Justicia se mantuvo “callado” o en silencio, sobre la desaparición de poco más de 92 millones de pesos que se habían invertido en esa sociedad financiera fraudulenta.

Similar situación existe entre otros funcionarios estatales, en particular uno de ellos de primer nivel a quien defraudaron con 7 millones de pesos, que aun cuando no puso el nombre directo del mero dueño de esa fortuna, si lo hizo a través de un sobrino, no se escaparon de las artimañas y raterías de los creadores de Ficrea.

Hay, lamentablemente otros “capitalistas” coahuilenses menores a quienes les ganó la avaricia o codicia, lo que no es malo, sino lo peor es el exceso de confianza, ya que atraídos con los fabulosos ocho y diez por ciento de interés anual y en otros casos más de esos porcentaje, dependiendo de la cantidad a invertir, están viendo esfumados esos ahorros, desairando el 3 por ciento o 3.5 ofrecido por la banca privada a través de los cetes.

Entre mis paisanos coahuilenses defraudados no solo aparecen saltillenses, sino también de Torreón, Monclova y Piedras Negras, a saber, que por vergüenza no se anotan entre los defraudados, callando y guardando hermético silencio a su alrededor y dando cuenta de su mala decisión a familiares meramente cercanos.

Lo peor que pudo suceder es que muchos de mis paisanos consultaron en Hacienda sobre la legal existencia de Ficrea y los funcionarios de “Lolita” avalaron confirmando que todo estaba en regla en Ficrea, negocio financiero que arrastró al piso a quienes creyeron en esa financiera.

Y, como en otras cosas más, el gobierno mexicano se ha lavado las manos en este mega fraude, al “salir a la palestra” con su ya anunciada respuesta de que “Hacienda responderá por cuanto hace al seguro establecido a inversionistas”.

Ese famoso seguro no rebasa los 135 mil pesos, así es que aquellos que por ahora están viendo desaparecidos cantidades mayores, tendrán que esperar a la liquidación de Ficrea y, luego, una vez que se pague a los grandes capitales que generalmente son los que tienen contactos con las autoridades federales, lo que sobre, si es que sobra, se repartirá a los menores, es decir a la “chiquillada o migajas” como suele suceder no solo en este hecho, sino en otros muchos en que las minorías siempre serán los perdedores.(www.intersip.org)